Viaje a Suiza 2015 (XI): Annecy – Col des Aravis – Cascade du Rouget – Col de Jeux Plane – Ginebra

12.10.2015

El último día del viaje tuvo poca chicha turísticamente hablando, pero sin embargo guardo un gran recuerdo de él. Teníamos toda la mañana para ir de Annecy hasta Ginebraasí que con tantas horas por llenar emprendimos un recorrido indefinido, improvisando sobre la marcha. Los Alpes Franceses me sorprendieron con un paisaje totalmente otoñal, muy diferente del verde al que nos habíamos acostumbrado.

La primera parada llegó muy pronto: el Chateaux de Montrottier, un castillo del siglo XII situado en los alrededores del Lac d’Annecy,

Chateaux de Montrottier

Seguimos por el Col des Aravisaproximándonos de nuevo al macizo del Mont Blanc.

Col des Aravis

A continuación, nos dirigimos a Sixt-fer-a-Cheval, cerca de Samoëns, donde se encuentra la Cascade du Rouget.

Cascade du Rouget

Desde Samoëns tomamos el Col de Joux Plane, uno de los puertos de montaña más ascendidos en la historia del Tour de Francia. La subida desde Samoëns tiene una pendiente media del 8,5% y una rampa máxima del 10%, mientras que la bajada hacia Morzine tiene una media del 6,5% y una máxima del 11%. Casi nada…

De vuelta a Suiza por la orilla sur del Lac Léman, nuestro viaje había llegado a su fin.

PD: pendiente añadir mapa del recorrido.

Viaje a Suiza 2015 (X): Zermatt – Gornergrat – Chamonix – Annecy

11.10.2015

Nuestro alojamiento era de los más baratos de Zermatt, pero sin embargo contaba con el auténtico privilegio de permitir ver el Cervino desde nuestro balcón. Aprovechando tal circunstancia, nos despertamos bastante temprano para ver cómo incidían los primeros rayos de sol sobre su cima.

Cervino

Cervino

No estaba prevista por una cuestión de presupuesto, pero al final decidimos improvisar una subida en cremallera hasta la plataforna Gornergrat, un fabuloso mirador situado a 3.089 metros de altura. No exagero cuando digo que las vistas desde él son un Top 5 entre las que he tenido el honor de contemplar en mi vida. Glaciares, el Cervino, el Monte Rosa,… poco más se puede pedir.

Gornergrat

Gornergrat

Gornergrat

Gornergrat

Gornergrat

La subida a Gornergrat nos ocupó buena parte de la mañana, así que al volver a Zermatt no tuvimos más remedio que coger el coche rumbo a Chamonix. Existía la posibilidad de llegar a Annecy ascendiendo consecutivamente el Gran y el Piccolo San Bernardo, pero nos pareció demasiada paliza para el escaso tiempo de que disponíamos, y teníamos la ilusión de poder ver Annecy con algo de luz natural.

De camino a Chamonix atravesamos una zona llena de vides del Valais que apenas recordaba de mi primera visita y cruzamos otro puerto de montaña, el Col de la Forclaz, que con sus 1.527 metros conecta Suiza con Francia. Poco antes de llegar a su cima hicimos una alto para comer.

Paramos en Chamonix una hora aproximadamente para pasear y, por supuesto, para completar nuestro álbum de fotos de picos emblemáticos de los Alpes con la vista del Mont Blanc y de les Dents du Midi.

Dents du Midi

Mont Blanc desde Chamonix

Dents du Midi

Llegamos a Annecy con tiempo suficiente para hacer un breve paseo y cenar. Mi ya tercera visita a la que se conoce como la Venecia de los Alpes fue la que menos me gustó. Seguramente influyera que las dos anteriores fueran en verano, con la ciudad en plena ebullición. En octubre me pareció una ciudad ya muerta, sin apenas vida y con apenas unos cuantos restaurantes abiertos en los alrededores de su principal canal. Como ya he hablado largo y tendido de este lugar en otras ocasiones y las fotos que hice esta vez no fueron nada del otro mundo, no me alargo más sobre ella.

PD: pendiente de añadir mapa del recorrido.

Viaje a Suiza 2015 (VIII): Lugano – Monte Brè – Lago Como – Morcote – Rodi

9.10.2015

Dormimos en el mejor alojamiento de todo el viaje, en un apartamento con vistas al lago, pero tenía una sorpresa escondida en su letra pequeña: el precio final no incluía un impuesto de 40 euros por persona y noche. Lo que se dice un buen sablazo, pero no nos limitó a la hora de disfrutar al máximo de su confort, sauna incluida.

Después de desayunar, dimos un paseo por Lugano, siempre a orillas de su lago. Me pareció una zona más masificada respecto a lo que nos habíamos acostumbrado, parecía una ciudad de la Costa Azul, pero vale la pena verla aunque sea con una breve vuelta como la que hicimos nosotros.

Lugano

Lugano

Lugano

Ya en ruta con el coche, ascendimos el Monte Brè, que con sus 933 metros de altitud ofrece unas magníficas vistas de la ciudad y del lago. El clásico paralelismo entre Lugano y Río de Janeiro toma bastante lógica desde su cima.

Lugano desde el Monte Brè

Lago Lugano desde el Monte Brè

Nuestra ilusión era recorrer a continuación la orilla del Lago Como, deteniéndonos en pueblos como Menaggio Tremezzo, pero pronto nos dimos cuenta de que no sería viable. Teníamos por delante un recorrido muy largo hasta el siguiente hotel, así que optamos por no visitarlos e ir directamente hasta la famosa Villa del Balbianello, escenario de múltiples películas de Hollywood. Nosotros no entramos en ella, tan sólo paseamos por sus alrededores disfrutando de las vistas del lago, ya de clara esencia mediterránea.

Lago Como

Villa del Balbianello

Comimos en un pueblo del que no recuerdo su nombre, aún en territorio italiano, a orillas del lago. Fue uno de los momentos más agradables del día, comida de calidad y a precio razonable.

Lago Como

Para la tarde teníamos en mente parar en varios pueblos del Lago Lugano, pero nuevamente tuvimos que descartar esa idea. Únicamente nos detuvimos en Morcote, que con la perspectiva que otorga el paso del tiempo pienso que fue la visita estrella del día. Considerado uno de los pueblos más bonitos del Tesino, se levantó en una empinada ladera junto al lago. De él destaca arquitectónicamente su Iglesia de Santa María del Sasso, con un inconfundible campanario, pero recomiendo una visita completa de todo el pueblo, dejándose perder por sus estrechas calles empedradas, sus interminables escalinatas, etc…

Morcote

Morcote

Morcote

Morcote

Morcote

Como el día iba de descartar visitas, la siguiente que tuvimos que abortar fue la del Lago Maggiore, donde teníamos la ilusión de visitar AsconaLocarno, pero un enorme atasco nos lo impidió, así que al rato de vernos retenidos dimos marcha atrás y pusimos rumbo hasta Rodi, lugar en el que dormiríamos.