Viaje a Bélgica (IV): Brujas

2.3.2014

Había hablado tantas veces a mi novia sobre lo bonito que es Brujas que ya iba siendo hora de que fuéramos y lo pudiera comprobar con sus propios ojos. Aunque sea una ciudad más turística que Gante y que a veces puede estar un poco saturada de turistas y dar la sensación de ser como un parque temático, la verdad es que siento auténtica debilidad por ella. No entraré en el debate de cuál es más bonita, pero sí diré que considero Brujas más mágica y, tanto para lo bueno como para lo malo, más entretenida para un día entero.

Aparcamos cerca de la Kruispoort, una de las puertas de la ciudad. Cerca de la misma está el Kruisvest, un parque de verdes colinas con molinos típicos.

Kruispoort

Kruispoort

IMG_1403

Kruisvest

Brujas está plagada de canales y calles preciosas y llenas de historia. Hablar de cada uno de estos lugares me llevaría días, así que comentaré sólo lo que considero más básico de la ciudad. Tras entrar en la ciudad por la Kruispoort, fuimos paseando hasta el Burg, la plaza del Stadhuis, el ayuntamiento, una joya del gótico-florido.

IMG_1410

Stadhuis

Callejeando por detrás del Stadhuis se encuentran los que para mí son los canales más bonitos de la ciudad. La postal más famosa de los mismos es la que se tiene desde el Rozenhoedkaai, el muelle del Rosario. Recuerdo perfectamente la primera vez que giré la esquina y me encontré con esa vista… la emoción que sentí al ver una ciudad tan de cuento emergiendo del agua es indescriptible. Sin duda, uno de los rincones más bonitos en los que he estado, volvería cada año sólo para disfrutar unos minutos de esa vista.

Rozenhoedkaai

Rozenhoedkaai

Brujas

Brujas

Nos adentramos en el corazón de la ciudad hasta llegar al Grote Markt, una amplia plaza en la que se encuentran los edificios más famosos de la ciudad. Uno de ellos es el Belfort, la torre del campanario, una de las 56 torres de Francia y Bélgica consideradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se eleva hasta los 83 metros y está ligeramente inclinada hacia la izquierda.

IMG_1426

Belfort van Brugge

Otro edificio destacable es el Provinciaal Hof, el Palacio Provincial, mientras que al norte de la plaza se encuentran una serie de fachadas coloridas típicas de la región.

Provinciaal Hof

Provinciaal Hof

IMG_1422

Grote Markt

Otro de los rincones de Brujas que recordaba como mágico es su Begijnhof, un conjunto de casas blancas rodeando un jardín lleno de árboles inclinados. Tenía muy presente el recuerdo de este lugar tan tranquilo y hermoso y tenía muchas ganas de repetir visita. Para mí, una parada imprescindible.

IMG_1437

Begijnhof

IMG_1440

Begijnhof

IMG_1441

Begijnhof

Aunque hay muchas más cosas por ver, en líneas generales ya habíamos visto todo lo que queríamos ver, teniendo en cuenta que sólo disponíamos de unas pocas horas de visita. Teníamos un largo camino de vuelta a Bruselas, pero decidimos quedarnos un rato más para ver la iluminación de la ciudad y despedirnos con una vista nocturna del Rozenhoedkaai.

IMG_1445

Stadhuis

IMG_1452

Grote Markt

IMG_1455

Provinciaal Hof

IMG_1458

Stadhuis

IMG_1464

Rozenhoedkaai

Anuncios

Viaje a Bélgica (III): Gante

2.3.2014

¿Gante o Brujas? ¿Brujas o Gante? ¿Cuántas veces se habrá planteado esta cuestión al hablar de las dos ciudades más emblemáticas de Flandes? Parece inevitable…, pero ¿realmente es necesario decantarse por una u otra, especialmente cuando ofrecen diferentes atractivos?

Yo fui de Brujas durante 8 años, desde que visité ambas ciudades en septiembre de 2006 hasta este 2 de marzo de 2014. La razón no era otra que en Gante habíamos tenido un clima muy malo y que luego en Brujas nos lució un sol espléndido, y así como el recuerdo de una era oscuro y apagado el de la otra era brillante y reluciente.

Gante me había dejado la impresión de ser una ciudad con un precioso casco antiguo pero en general algo caótica. Recuerdo fachadas oscuras, calles sucias, un ensanche poco atractivo… Esta nueva visita sirvió para subsanar ese recuerdo. Donde recordaba fachadas oscuras las descubrí relucientes, las calles sucias no me lo parecían tanto y el ensanche, sin ser nada del otro mundo, me pareció interesante. Además, el clima, como pudimos comprobar nada más bajar del tren, iba a ser inmejorable.

Gent-Sint-Pieters

Gent-Sint-Pieters

IMG_1343

Gante

IMG_1345

Gante

Habíamos quedado con unos amigos en el Gravensteen, el castillo, así que en primer lugar nos dirigimos hasta allí. No lo visitamos por dentro (yo ya lo había hecho 8 años antes y es bastante recomendable, sobre todo por las vistas de la ciudad), pero nos impresionó mucho.

Gravensteen

Gravensteen

Uno de los mejores puntos para empezar un recorrido por la ciudad es Sint-Michielsplein, desde donde hay varias de las mejores vistas de la ciudad. La más emblemática de ellas, la de las tres torres que dominan su centro histórico.

IMG_1353

Gante

IMG_1356

Gante

IMG_1359

Gante

A continuación, paseamos por los alrededores de las torres. No llevábamos ni hora y media en la ciudad y ya estábamos entregados. Fue una lástima que la tercera de ellas, la de Sint Baafskathedraal, estuviera en obras.

IMG_1365

Sint-Niklaaskerk

IMG_1363

Belfort, torre del campanario

IMG_1367

Belfort, torre del campanario

Seguimos paseando hasta llegar al Vrijdagmarkt, una amplia plaza que antiguamente concentraba la mayor parte de la vida política y social de la ciudad.

IMG_1386

Vrijdagmarkt

IMG_1387

Vrijdagmarkt

Vrijdagmarkt

Vrijdagmarkt

No teníamos mucho tiempo más, porque en un sólo día teníamos que ver Gante y Brujas. Aunque para visitarlas en plan paseo sea suficiente una mañana o tarde, quizás lo ideal es dedicarles un día entero a cada una. Comimos cerca de Vrijdagmarkt y después dimos un último paseo por los canales, terminando la visita nuevamente en Sint-Michielsplein.

IMG_1395

Gante

IMG_1397

Gante

IMG_1399

Gante

IMG_1401

Gante

Viaje a Bélgica (II): Bruselas

1 y 3 de marzo 2014

Bruselas fue la oveja negra de mi viaje en 2006. Fue la última parada de un recorrido que había pasado por Amsterdam, Utrecht, Amberes, Gante, Brujas, Malinas y Lovaina y, quizás por comparación, me supo a poco. En 2014 entendí que su encanto no hay que buscarlo en la belleza, sino en su ambiente. Porque Bruselas para mí no es una ciudad especialmente bonita, pero su vida la convierten en un destino en el que uno difícilmente se va a aburrir.

Dividimos la visita de Bruselas en tres etapas: la mañana del primer día, matando el tiempo a la espera de que saliera el tren hacia Lovaina, la tarde del primer día al volver de Lovaina y finalmente la mañana del último día.

Esperando el tren hacia Lovaina, nos dio tiempo de visitar la Grand Place y sus alrededores. Considerada como una de las plazas más bonitas del mundo, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998. Su edificio más famoso es el del ayuntamiento, cuya torre se eleva hasta los 96 metros. Este edificio cuenta con una peculiar asimetría que a veces pasa desapercibida: la torre no se encuentra en la mitad y la parte izquierda y derecha son diferentes. Cuenta la leyenda que el arquitecto, al darse cuenta del error, se suicidó defenestrándose desde lo alto de la torre, pero en realidad la construcción de ambas partes del edificio tuvo lugar en momentos diferentes.

IMG_1212

Grand Place (Ayuntamiento de Bruselas)

IMG_1214

Grand Place

Frente al ayuntamiento se alza el Broodhuis (Casa del Pan), actualmente sede del Museo de la Ciudad de Bruselas. Una de sus salas contiene una colección de más de 750 trajes del Manneken Pis, la envidia de cualquier persona presumida.

IMG_1217

Grand Place (Broodhuis)

En los alrededores, nos dio tiempo de ver las Galeries Royales, las primeras galerías comerciales de Europa, y la Plaza de España, en la que destaca la estatua de El Quijote y Sancho Panza.

IMG_1210

Galeries Royales

IMG_1225

El Quijote y Sancho Panza

A la vuelta de Lovaina, empezamos un recorrido más completo de la ciudad, guiados a la perfección por una amiga de Vero. La idea consistía en ir desde la estación al Parlamento Europeo y de allí volver al centro de la ciudad dando un paseo. Nuestra primera parada fue el Jardin Du Mont des Arts.

Jardin Du Mont des Arts

Jardin Du Mont des Arts

Visitamos el Old England, un precioso edificio estilo Art Noveau que alberga el Musée des Instruments de Musique. Desde el restaurante de su planta superior hay unas preciosas vistas de la ciudad.

IMG_1291

Old England

IMG_1295

Bruselas desde el Old England

El Palais Royal es uno de los edificios más famosos de la ciudad. Aunque es la sede oficial de la monarquía, desde 1831 no es utilizado como residencia por los reyes.

Palais Royal

Palais Royal

Adoquín cercano al Palais Royale

Adoquín cercano al Palais Royale

El Parlamento Europeo no es nada del otro mundo, pero como la primera vez no lo pude ver no quería perdérmelo de nuevo.

IMG_1302

Parlamento Europeo

IMG_1303

Parlamento Europeo

IMG_1304

Parlamento Europeo

Bruselas cuenta con tres trozos del Muro de Berlín que fueron a parar allí durante una exposición conmemorativa del 20 aniversario de su caída. Nosotros vimos el de Place du Luxembourg, que cuenta con la leyenda NEW WR 9.85, referida al récord mundial de 100 metros lisos de su época.

Muro de Berlín

Muro de Berlín

Volvimos al centro paseando por la zona del Grand Sablon, donde visitamos otro de los tesoros más preciados de la ciudad: sus chocolaterías.

IMG_1308

Place du Petit Sablon

IMG_1311

Chocolate

IMG_1312

Chocolate

En los alrededores de la Grand Place, visitamos en el Impasse de la Fidélité la Jeanneke Pis, el contrapunto femenino del Manneken Pis. Ambos se encuentran separados por una distancia equivalente respecto la Grand Place.

Jeanneke Pis

Jeanneke Pis

Llegó el turno de saborear una de las maravillosas cervezas belgas. Queríamos ir al Delirium Café, situado al lado de Jeanneke Pis, pero estaba demasiado lleno. Al final nos decantamos por La Becasse, en la que degustamos varias cervezas artesanales.

IMG_1320

La Becasse

IMG_1321

Cervezaaaaa

Dejamos casi para el final la visita del monumento más famoso de la ciudad: el Manneken Pis. Varias son las leyendas sobre su origen, pero una de las más extendidas cuenta que la fuente homenajea a un niño que, pis mediante, apagó una mecha encendida por unos enemigos que habían sitiado la ciudad.

IMG_1325

Manneken Pis

IMG_1328

Manneken Pis

Tenemos niño y niña orinando… Sólo faltaba el perro: Zinneke Pis, en el número 33 de Rue des Chartreux.

Zinneke Pis

Zinneke Pis

La mañana del día 3, mi cumpleaños, nos dirigimos hasta el Atomium, otro de los grandes emblemas de la ciudad junto a la Grand Place y el Manneken Pis. Su estructura de 102 metros de altura con nueve esferas de acero de 18 metros de diámetro representa un cristal de hierro aumentado 165 mil millones de veces.

IMG_1488-2

Atomium

IMG_1492-2

Atomium

IMG_1497-2

Atomium

Otra vez en el centro, visitamos la Cathédrale Saints-Michel-et-Gudule, que se asemeja un poco a la de Notre Dame de París.

IMG_1513-2

Cathédrale Saints-Michel-et-Gudule

IMG_1509-2

Cathédrale Saints-Michel-et-Gudule

IMG_1502-2

Cathédrale Saints-Michel-et-Gudule

Como nos quedaban varias horas muertas, aprovechamos para comprar algunos regalos y repetir las visitas más importantes: Grand Place y Manneken Pis (esta vez desnudo).

IMG_1514-2

Grand Place

IMG_1524-2

Grand Place

IMG_1520-2

Manneken Pis

IMG_1522-2

Manneken Pis

Terminamos el viaje dándonos un homenaje en el Delirium Café, quizás el bar más famoso de la ciudad, conocido por su carta con más de 2000 marcas de cerveza diferentes. En él me enamoré perdidamente de la Delirium Tremens… tremens de tremenda!!!

IMG_1526-2

Delirium Café

IMG_1527-2

Delirium Café

IMG_1529-2

Delirium Café

IMG_1556-2

Delirium Café

Comimos en La Becasse y con un nada despreciable nivel de cerveza en las venas cogimos el avión de vuelta a Mallorca.

Esta vez sí, Bruselas me había conquistado.