Carros de Foc (I): Ernest Mallafré – Amitges – Saboredo

5.9.2016

Nuestra aventura empezó desde el Refugi Ernest Mallafré, el cual habíamos elegido para recoger nuestra cartilla y sellar por primera vez. Fue muy emocionante toda la subida en 4×4 desde Espot hasta el Llac de Sant Maurici, en cuyos alrededores se encuentra el refugio. Lo recuerdo como uno de los momentos más ilusionantes, y eso que aún no habíamos empezado a caminar.

Recogida nuestra cartilla, empezamos a caminar cargados de peso en las mochilas y de ánimo en nuestra mente. La primera parada, como no podía ser otra, tuvo lugar en el Llac de Sant Maurici, el más famoso de los 200 y pico lagos que se han contabilizado en el parque, aunque dado su fácil acceso no tiene tanto encanto como otros que iríamos encontrando.

Llac de Sant Maurici

Tras pasar el lago nos desviamos un poco del itinerario principal para poder ver el Salt de Ratera, de muy fácil acceso y sin dificultades técnicas para todos aquellos que suban a Sant Maurici sin grandes propósitos de caminar.

Salt de Ratera

Retomamos el camino principal y durante un buen tramo no hubo grandes impresiones a nivel paisajístico, hasta que iniciamos la subida final hacia el Refugi d’Amitges, donde gracias a la progresiva altura pudimos tener una perspectiva mejor de lo que íbamos dejando atrás y de lo que nos esperaba por delante.

Rumbo a Amitges

Rumbo a Amitges

Llegados al Refugi d’Amitges, hicimos el primer descanso del día, tomando un refresco y unos frutos secos a la sombra. El calor y la humedad eran tremendos y yo ya me arrepentía de haber cargado la mochila con ciertas prendas de abrigo que a todas luces me sobrarían salvo giro muy significativo del tiempo.

Me impresionaron las vistas desde el refugio, con especial mención de las impresionantes Agulles d’Amitges, cuya forma piramidal encaja a la perfección con el imaginario de un niño que dibuja montañas.

Agulles d’Amitges

Agulles d’Amitges

Poco después del refugio, sufrí el primer gran impacto del viaje al divisar el Estany dels Barbs. En ese momento ya me sentí suficientemente recompensado, con independencia de lo que estuviera por venir en adelante.

Estany dels Barbs

Estany dels Barbs

No recuerdo la etapa como dura ni complicada, pero pasados los dos lagos anteriores hubo un largo tramo aéreo al borde de un ladera pedregosa en el que había que tener cuidado, rumbo al Port de Ratera.

Camino al Port de Ratera

Al coronar el Port de Ratera, de 2.594 metros, abandonamos la vertiente de la Vall d’Espot para acceder a la de la Vall d’Aran. Nuestra intención era comer justo en la cima, pero había una corriente muy molesta que nos obligó a seguir unos minutos hasta encontrar un sitio más resguardado. Recuerdo perfectamente un estado de pleno bienestar y relajación tumbado en el suelo después de comer, un momento de máxima comunión con la naturaleza, de esos en los que nada importa, nada te preocupa y nada te falta.

El tramo desde el Port de Ratera hasta el Refugi Saboredo consistió en una bajada sencilla y apacible entre numerosos lagos de mayor o menor tamaño.

Descenso a Saboredo

Descenso a Saboredo

Descenso a Saboredo

Descenso a Saboredo

Descenso a Saboredo

Llegamos a Saboredo (2.310 metros) a una hora ideal para sellar, ducharnos, tomar un refresco y relajarnos jugando a las cartas. El primer día de nuestra aventura había llegado a su fin y nuestra satisfacción no podía ser mayor.

Refugi Saboredo

Anuncios

Un pensamiento en “Carros de Foc (I): Ernest Mallafré – Amitges – Saboredo

  1. Pingback: Carros de Foc | … And the Land is Ours

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s