Viaje a Suiza 2015 (VI): Interlaken – Rosenlaui – Ringgenberg – Trümmelbachfälle – Thun – Spiez – Interlaken

7.10.2015

Nuestro segundo día en el sector de Interlaken estuvo marcado por el mal tiempo, aunque afortunadamente, y al contrario que la tarde anterior, no nos condicionó la ruta.

Recorrimos un buen tramo de carretera hasta Rosenlaui, nuestro primer destino, popular por una preciosa garganta glaciar que ya había visitado cinco años antes y por las impresionantes cumbres que rodean el lugar. El camino fue realmente bello, pero debido a la nubosidad nos perdimos las mejores vistas. No obstante, la espesa niebla tenía mucho encanto.

img_5306-2

Rosenlaui

img_5312-2

Rosenlaui

img_5319-2

Rosenlaui

img_5323-2

Rosenlaui

img_5327-2

Rosenlaui

A continuación, volvimos atrás para visitar Ringgenberg, localidad situada a orillas del Brienzersee. A pesar de que no es un pueblo tan hermoso como para pasear por él, merece la pena la visita de su castillo, desde el que se pueden contemplar unas vistas preciosas del lago, con su característica agua turquesa, y del curioso collage de casas típicas suizas sobre la ladera del monte.

img_5335-2

Castillo de Ringgenberg

img_5331-2

Brienzersee

img_5328-2

Brienzersee

img_5337-2

Ringgenberg

Antes de comer aún nos dio tiempo de acercarnos de nuevo al valle de Lauterbrunnen, donde habíamos dejado pendiente una visita: Trümmelbachfälle. Se trata de la mayor cascada subterránea de Europa y la única de origen glacial con acceso subterráneo. Vale mucho la pena y su coste es más que asequible en comparación con otras atracciones cercanas, apenas unos 11 euros. A través de un espectacular ascensor que penetra por el interior de la roca se llega al punto de inicio de un recorrido por senderos, plataformas y galerías que rodean los diferentes saltos de agua que configuran la cascada. Por si fuera poco, las vistas del valle desde esa altura permiten percibir mejor su característica forma en U.

img_5360-2

Trümmelbachfälle

img_5371-2

Trümmelbachfälle

img_5425-2

Trümmelbachfälle

img_5373-2

Lauterbrunnen desde Trümmelbachfälle

Por la tarde, nos dirigimos hasta Thun, una auténtica joya que resultó ser una de las mayores sorpresas del viaje. Destaca su castillo, con 900 años de historia y al que se accede desde el casco antiguo a través de un largo pasadizo escalonado, y el Untere Schleusenbrücke, un puente de madera cubierto y forrado de flores rosas y moradas. Merece la pena también pasear por su casco antiguo medieval.

img_5428-2

Thun

img_5429-2

Thun

img_5529-2

Castillo de Thun

img_5527-2

Castillo de Thun

img_5513-2

Thun, Untere Schleusenbrücke

img_5510-2

Thun, Untere Schleusenbrücke

img_5440-2

Thun, Untere Schleusenbrücke

Antes de volver al alojamiento, nos detuvimos brevemente en Spiez, enclavado entre colinas, viñedos y el lago y del que destaca su castillo medieval.

Castillo de Spiez

Castillo de Spiez

Nuestra estancia en Interlaken había llegado a su fin con la sensación de haber sabido exprimir al máximo el tiempo disponible.

Anuncios

Viaje a Suiza 2015 (V): Interlaken – Lauterbrunnen – Grindelwald – Oberhofen – Adelboden – Interlaken

6.10.2015

La previsión del tiempo en el sector de Interlaken era nefasta para las dos jornadas en las que estaríamos, pero por suerte el primer día amaneció nublado pero sin lluvia, permitiéndonos aprovechar al máximo esa tregua climatológica.

Camino de Lauterbrunnen, la visita estrella del día junto a Grindelwald, nos desviamos hacia el cercano valle de Saxeten. La niebla matutina sobre los lagos se disipaba a medida que ganábamos altura, dando lugar a una espectacular vista una vez estábamos por encima de ella.

img_5221-2

Brienzersee tapado por la niebla desde Saxeten

img_5226-2

Saxeten

Lauterbrunnen es el valle en U más profundo del mundo, famoso también por las 72 cascadas que caen de sus acantilados, motivo por el cual se conoce también como el valle de las 72 cascadas. La más famosa es Staubbachfall, que con sus casi 300 metros de altura tiene el honor de ser el segundo mayor salto de agua del país. Lauterbrunnen es, en definitiva, uno de esos lugares en los que uno tiene que pellizcarse la piel para asegurarse de que no se encuentra en un sueño.

img_5249-2

Staubbachfall

img_5238-2

Staubbachfall

img_5241-2

Lauterbrunnen

img_5245-2

Lauterbrunnen

Grindelwald es uno de los pueblos más famosos de los Alpes, convirtiéndose en un lugar algo masificado aunque siempre de forma respetuosa con el entorno. Las vistas desde sus alrededores son impagables, destacando la mítica e imponente cara norte del monte Eiger.

img_5253-2

Grindelwald

img_5256-2

Grindelwald

img_5260-2

Eiger

Antes de volver al camping para comer, fuimos hasta Beatenberg, un pequeño pueblo situado en la ladera de una de las montañas que cierran el valle de Interlaken. El pueblo en sí no tiene nada de especial, pero ofrece unas magníficas vistas de los Alpes Berneses, destacando especialmente las legendarias cumbres del JungfrauEigerMonch, a las que pudimos ver con mucha suerte.

Jungfrau desde Beatenberg

Jungfrau desde Beatenberg

Jungfrau desde Beatenberg

Jungfrau desde Beatenberg

Por la tarde la lluvia hizo acto de aparición y no cesó hasta la noche, fastidiando en parte la dinámica que llevábamos. Cerca de Interlaken, paramos en Oberhofen, famoso por su castillo del siglo XII, que se encuentra asentado en parte sobre el Thunersee.

img_5281-2

Castillo de Oberhofen

img_5293-2

Castillo de Oberhofen

img_5291-2

Castillo de Oberhofen

El resto de la tarde la pasamos recorriendo en coche hasta KanderstegAdelboden, donde pudimos seguir disfrutando de las impresionantes cumbres de los Alpes que emergían entre las nubes.

img_5301-2

Adelboden

img_5304-2

Adelboden

No hubo tiempo para más. La jornada siguiente seguiríamos explorando la zona con algunas agradables sorpresas.

Viaje a Suiza 2015 (IV): Winterthur – Zug – Lago Cuatro Cantones – Lucerna – Glaubenbielen Pass – Interlaken

5.10.2015

Tras la visita de la Suiza más llana, en esta etapa entramos de lleno en el corazón de los Alpes con la llegada a Interlaken, pero antes nos dio tiempo de visitar la preciosa ciudad de Lucerna, una vieja cuenta pendiente personal.

De Winterthur nada pudimos ver. Se trataba de una parada estratégica para dormir, pero su visita deberá esperar a otra ocasión, así que de buena mañana pusimos rumbo a Zug, una pequeña ciudad en la que sólo paramos para contemplar el Zugersee.

 Zugersee

Zugersee

Como curiosidades, Zug, con sus 19.000 habitantes, aloja nada más y nada menos que 29.000 empresas diferentes, su tasa de desempleo es inferior al 2% y tiene tanta riqueza que las ayudas públicas mensuales para el pago de la hipoteca se aplican a todo aquel que gana menos de 100.000 euros anuales.

Seguimos nuestro camino bordeando el Vierwaldstättersee o Lago Cuatro Cantones, cuyo nombre proviene de la antigua confluencia de cuatro cantones a sus orillas. Actualmente, son cinco los cantones que se reúnen en este punto: Uir, Schwyz, Lucerna, Nidwalden Obwalden. No es uno de los lagos más bonitos de los que vimos, a pesar de la imponente silueta del Monte Pilatus a lo lejos, pero me hizo ilusión ya que el nombre de la calle de toda mi infancia le rinde tributo.

img_5134-2

Vierwaldstättersee

Con Lucerna tuve un choque de impresiones. Su Altstadt o casco antiguo me decepcionó un poco, pero tiene otros puntos de interés que por sí solos justifican la visita.

El Kapellbrücke, símbolo de la ciudad, es el puente de madera más antiguo de Europa y el segundo más largo (205 metros). En su centro se encuentra la Wasserturm, Torre del Agua, de planta octogonal y 30 metros de altura. Fue sin duda alguna lo que más me gustó de la ciudad, a pesar de encontrarse en fase de restauración.

img_5151-2

Kapellbrücke

img_5153-2

Kapellbrücke

Prácticamente toda la fachada de la ciudad que se asoma a las orillas del Río Reuss o al Vierwaldstättersee vale la pena. Las vistas de los Alpes al fondo del lago me impresionaron especialmente.

img_5141-2

Río Reuss

img_5187-2

Vierwaldstättersee

Menos conocido que el Kapellbrücke, el Spreuerbrücke es otro puente de madera que merece ser visitado. Partiendo desde el norte, en su techo está representada una secuencia que empieza con la Danza de la Muerte y finaliza con el triunfo de Cristo sobre la misma.

Spreuerbrücke

Spreuerbrücke

Alejados del centro de la ciudad, se encuentran la Hofkirche, templo renacentista más grande del país, y Löwendenkmal, un monumento a un león esculpido en roca viva y que se refleja en las aguas de un pequeño estanque.

Hofkirche

Hofkirche

Löwendenkmal

Löwendenkmal

Con esto dimos por finalizada nuestra parada y pusimos rumbo a Interlaken. En vez de recorrer el camino más corto, decidimos hacer un rodeo por Entlebuch, la primera reserva de biosfera de Suiza reconocida por la UNESCO, plagada de bellezas naturales. Sus verdes paisajes me recordaron a los de la cercana zona de Langnau que habíamos visitado dos días antes.

img_5196-2

Entlebuch

img_5198-2

Entlebuch

Pasada la reserva, cruzamos el Glaubenbielen Pass, el primer puerto de montaña del viaje y que goza con una fantástica carretera panorámica.

img_5209-2

Glaubenbielen Pass

img_5213-2

Glaubenbielen Pass

img_5215-2

Glaubenbielen Pass

img_5217-2

Glaubenbielen Pass

img_5218-2

Glaubenbielen Pass

Del resto de camino, mereció especial atención el Lungernsee.

Lungernsee

Lungernsee

Así como quien no quiere la cosa, nos habíamos plantado en Interlaken, en pleno corazón de los Alpes, con la sensación de que, a pesar de que hasta el momento todo el viaje había sido magnífico, lo mejor estaba a punto de comenzar.