Viaje a la Costa Oeste de USA (VIII): Las Vegas – Death Valley – Lone Pine

21.2.2015

La noche en Las Vegas fue para olvidar. El Best Western Plus Casino Royale nada tenía que ver con el Platinum Spa en el que habíamos dormido cinco días antes: ruidoso, caótico, sucio, falto de equipamientos, personal antipático… Con este percal, mis ganas de huir de la ciudad eran infinitas y únicamente hicimos una brevísima parada en el famoso cartel de bienvenida a la ciudad, ubicado en el extremo sur de Las Vegas Blvd.

Welcome to Fabulous Las Vegas

Welcome to Fabulous Las Vegas

Tardé un buen rato en reponerme del mal humor que me ocasionó Las Vegas. Sabía de antemano que no iba a ser mi visita preferida, pero tenía la impresión de que al menos me iba a divertir en ella. Impresión equivocada. Supongo que el cansancio con el que llegamos las dos veces que la visitamos no ayudó, pero…

El plan del día tenía un único protagonista: Death Valley. Un destino en el que tenía depositadas muchas, muchas, muchas esperanzas.

Entramos por el este y nuestra primera parada fue en Dante’s View, un mirador panorámico del valle situado a 1.669 metros de altura. Aunque hay que desviarse bastante de la carretera principal para llegar a él, es una visita imprescindible, ya que las vistas son realmente espectaculares. Como nota freak, en este punto se rodó la escena del episodio IV de Star Wars en la que se ve una panorámica de Mos Eisley.

Dante's View, Death Valley

Dante’s View, Death Valley

Descendimos rumbo al valle y retomamos su carretera principal. Pasamos de largo Zabriskie Point, ya que su mirador se encontraba en fase de remodelación y estaba prohibida la parada en cualquier punto cercano de la carretera, y nos dirigimos directamente al Devil’s Golf Course, un siniestro desierto de afiladas rocas de sal cristalizada. La extensión de este mar de rocas me impresionó. No pude evitar la tentación de probar varias puntas de sal y, quizás fue sugestión, noté como si me hubiera subido la tensión.

IMG_2839

Devil’s Golf Course, Death Valley

IMG_2852

Devil’s Golf Course, Death Valley

IMG_2849

Devil’s Golf Course, Death Valley

IMG_2834

Devil’s Golf Course, Death Valley

A continuación nos dirigimos a la Badwater Basin, el punto más deprimido de Norteamérica, situado a 86 metros por debajo del nivel del mar. La evaporación de un antiguo lago salado dio lugar a esta amplia extensión de sal que parece una pista de hielo en medio del desierto. Me impactó bastante el contraste entre la Badwater Basin, a -86 metros, y Dante’s View, a 1.669, cuyas laderas nacen justo al lado de la antigua laguna.

IMG_2867

Badwater Basin, Death Valley

IMG_2875

Badwater Basin, Death Valley

IMG_2877

Dante’s View desde Badwater Basin, Death Valley

Antes de comer hicimos una corta excursión hasta el Natural Bridge, un puente natural situado en un angosto cañón. Aunque en teoría había una milla de camino desde el aparcamiento, a nosotros nos dio la impresión de que hubo mucha menos distancia.

IMG_2886

Natural Bridge, Death Valley

IMG_2889

Natural Bridge, Death Valley

IMG_2893

Natural Bridge, Death Valley

Hacía un calor insufrible, rozando los 30 grados, y un sol abrasador. No exagero cuando digo que bebimos más agua que los dos días anteriores juntos. Era tal el calor y tan escasas las sombras que para comer decidimos refugiarnos en el coche con el aire acondicionado a tope.

Después de comer recorrimos la Artist’s Drive, una carretera escénica bastante entretenida que recorre la base de unas montañas multicolor. La carretera es de sentido único (de sur a norte) y por este motivo se recomienda tomarla volviendo de la Badwater Basin.

IMG_2905

Artist’s Drive, Death Valley

IMG_2900

Artist’s Drive, Death Valley

IMG_2915

Artist’s Drive, Death Valley

Aunque el día me estaba gustando mucho, tenía la sensación de que mi vulnerabilidad para sorprenderme e impresionarme había disminuido a lo largo del viaje. Esta vulnerabilidad la recuperé de sopetón al llegar a la Artist’s Palette, una ladera llena de colorido que se asemeja a la paleta de un pintor. Su colorido se debe al depósito de minerales y cenizas debido a erupciones volcánicas repetidas de hace más de cinco millones de años. Esta visita fue para mí la mejor parada del día, aunque en mi opinión es la que menos refleja la inhóspita esencia de Death Valley.

IMG_2908

Artist’s Palette, Death Valley

IMG_2921

Artist’s Palette, Death Valley

IMG_2927

Artist’s Palette, Death Valley

Aunque ya estábamos la mar de satisfechos de nuestra visita de Death Valley, aún sacamos tiempo y fuerzas para una nueva excursión: Golden Canyon. Se trata de otra breve caminata por un cañón que conduce hasta la Red Cathedral. A pesar de ser una de las excursiones más populares del valle, a mí me supo a poco, quizás porque por la hora elegimos su versión corta y no la circular completa.

IMG_2940

Red Cathedral, Death Valley

IMG_2942

Golden Canyon, Death Valley

IMG_2944

Golden Canyon, Death Valley

No era demasiado tarde, pero aún teníamos un largo camino hasta Lone Pine, así que decidimos dar por finalizada la visita. El día entre el calor y las caminatas había sido agotador y no teníamos fuerzas para más. De camino, vimos dunas enormes, subimos y bajamos 1.000 metros varias veces y atravesamos otra concentración importante de Joshua Trees. Intentamos localizar el del mítico disco de U2, que murió hace varios años y del cual sólo quedan algunos restos de su tronco, pero no teníamos las coordenadas exactas y fue una misión imposible.

IMG_2945

Death Valley

IMG_2946

Mesquite Flat Sand Dunes, Death Valley

IMG_2952

Mesquite Flat Sand Dunes, Death Valley

IMG_2949

Stovepipe Wells, Death Valley

Lone Pine, último pueblo del genuino oeste en el que dormimos, nos encantó. En adelante, no habría más desiertos en nuestro viaje. No pudimos reprimir ciertos caprichos para despedirnos de los paisajes desérticos. Primero, cenar en el Tótem, donde nos dimos un festín de carne a base de rib eye steak y costillas de cerdo. Y después, una cervecita americana y una partida de ping-pong entre borrachos en el Jake’s Saloon, el bar de moda del lugar, muy auténtico y recomendable.

Este fue el último día glorioso de una racha mágica que habíamos empezado cinco días atrás. Ruta 66, Grand Canyon, Monument Valley, Antelope Canyon, Bryce Canyon y Death Valley… uno detrás de otro, día tras día, durante la primera semana de un viaje. Insuperable.

Anuncios

Un pensamiento en “Viaje a la Costa Oeste de USA (VIII): Las Vegas – Death Valley – Lone Pine

  1. Pingback: Viaje a la Costa Oeste de USA | … And the Land is Ours

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s