Viaje a Noruega (XVI): Egersund – Borrehaugene – Fredrikstad – Oslo

15.9.2013

Aún nos quedaba un día entero y buena parte de otro, pero nos despertamos con esa triste sensación que se tiene cuando un viaje llega a su fin. Al fin y al cabo, este día iba a ser ya de vuelta a Oslo, con mucha carretera y escasas paradas interesantes a la vista.

La primera parada que teníamos en mente se frustró. Se trataba del faro de Lindesnes, punto más meridional de Noruega. Estábamos volviendo a Oslo siguiendo la costa sur del país y al llegar a su altura nos dimos cuenta de que para acceder a él debíamos recorrer 28 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta. Desistimos porque no íbamos sobrados de tiempo.

La decisión de volver por la costa, si pudiéramos, la corregiríamos, ya que no ofrece paisajes especialmente remarcables. Pasamos varias zonas ricas en lagos, montañas curiosas… pero poco impresionantes en comparación con lo que habíamos visto durante las dos semanas anteriores.

IMG_1160

Noruega

IMG_1162

Noruega

IMG_1163

Noruega

Hicimos un breve stop para estirar las piernas y visitar una capilla semiderruida, la única parada interesante de la mañana.

IMG_1173

Noruega

IMG_1167

Noruega

IMG_1165

Noruega

IMG_1168

Noruega

IMG_1172

Noruega

Al final el viaje cundió y llegamos a los alrededores de Oslo antes de lo previsto, así que improvisamos dos visitas antes de acceder a la capital.

En primer lugar, dimos un paseo por Borrehaugene, un cementerio vikingo que forma parte del Parque Nacional de Borre. Sus montículos funerarios son únicos en toda Escandinavia.

IMG_1177

Borrehaugene

IMG_1178

Borrehaugene

Y finalmente, la segunda visita, tras cruzar en un ferry el fiordo de Oslo, fue la de Fredrikstad, la ciudad fortificada mejor conservada de toda Escandinavia.

Puente levadizo Fredrikstad

Puente levadizo Fredrikstad

IMG_1180

Puente levadizo Fredrikstad

IMG_1200

Fredrikstad

IMG_1199

Casa de provisiones de Fredrikstad

IMG_1198

Casa de provisiones de Fredrikstad

IMG_1197

Fredrikstad

IMG_1193

Fredrikstad

IMG_1187

Fredrikstad

IMG_1182

Voldporten Fredrikstad

Tras alcanzar el kilómetro 6.000 del viaje, llegamos a Oslo para dormir una última noche en Noruega.

La mañana del 16 no valió la pena suficientemente como para tener una entrada propia, ya que nos dedicamos a revisitar Oslo y al Nasjonalmuseet. La sensación de fin de una aventura dominaba nuestro ánimo. Echando la vista atrás, parecía que había pasado un año desde que paseábamos esas mismas calles. Habíamos vivido muchas experiencias en poco más de 15 días y nuestro agotamiento era indescriptible.

El día amaneció en modo hidromasaje, con una fuerte lluvia que caía en todos los sentidos, algo poco alentador para visitar una ciudad y más cuando la idea original era ir al Vigelandsparken, que me quedó pendiente para futuras visitas.

Tras dejar el coche impoluto y no damage, olé tú, decidimos que lo más sensato era refugiarnos en un museo. Elegimos el Nasjonalmuseet, ya que albergaba una exposición dedicada al 150 aniversario del nacimiento de Edvard Munch, además de otra colección permanente.

Fue un buen contrapunto cultural para concluir un viaje cortado por un patrón totalmente opuesto: el de la aventura, los paisajes, las cascadas, la fauna, terrestre y marítima, los fiordos, el mar, los lagos, las grandes e imponentes montañas, los días de lluvia y frío, los días de sol y calor, las auroras boreales que no pudimos ver y, sobre todo, el buen rollo y la inmejorable compañía.

Recorrido del día 15 en Google Maps.

Anuncios

9 pensamientos en “Viaje a Noruega (XVI): Egersund – Borrehaugene – Fredrikstad – Oslo

  1. Veo que apenas tenéis comentarios… pues yo os voy a dejar uno! Estamos (padre-madre-2 niños de 8 y 10 años) a punto de irnos a Noruega en una furgoneta Volkswagen (una California último modelo pero donde habrá que planear todo al milímetro). Salimos desde el norte de Alemania, empezamos el viaje en Oslo y estamos un poco indecisos sobre la ruta a elegir: ¿Geiranderfjord- Alesund- Bergen- Stavanger-Kristiansand? ¿O es mucha paliza y mejor dedicarnos sólo a la parte sur? Y no veáis la ilusión que me ha hecho encontrar vuestro blog! Información de primera mano y en español, qué alegría. Ahora me lo leo de cabo (Norte, jeje) a rabo. ¡Muchas gracias por adelantado!

    • Hola. Muchas gracias por tu comentario. Tienes razón en que no tengo muchos, pero es que mantengo el blog en secreto para la mayoría de amigos y familiares, porque si saben que existe me condicionará a la hora de escribir.

      Respecto a tu duda, yo te recomiendo que NO te limites a la zona sur, porque quizás es la menos atractiva. De hecho, nosotros la pasamos bastante de largo.

      En función de los días que vayáis, podéis subir de Oslo a Trondheim (en un día o un día y un poco de otro se puede) y a partir de allí empezar a bajar hacia el sur por los fiordos.

      Yo te recomendaría algo estilo Oslo – Trondheim – Alesund – Trollstigen – Geiranger – Bergen – Hardangerfjord y a partir de allí si os va el excursionismo Stavanger para subir al Púlpito, pero con niños puede que sea complicado, no sé.

      En resumen, la parte que no debes perderte es la que abarca desde Trondheim a Bergen, la Noruega de los fiordos, los glaciares,…

      Espero haberte sido de ayuda!

  2. ¡Qué ilusión leerte! Pensé que ni te enterarías de que tenías un comentario…

    Pues sí, precisamente lo que nos recomiendas es más o menos lo que teníamos pensado hacer. Sólo hemos reservado las dos primeras noches en Oslo y luego salimos hacia el norte sin rumbo fijo, aunque los 10-12 días que tenemos nos dan como mucho para llegar “sólo” hasta Alesund y desde ahí empezar a bajar (hemos dado tanto la lata con el Geirangerfjord que si no lo vemos a nuestro hijo le da algo!), disfrutar de los fiordos por arriba y por abajo, ver un glaciar, alguna cascada y… ¡pescar! Y si el tiempo no lo impide, disfrutar de la playa entre Stavanger y Farsund (recuerda que vivo en Alemania y mis vástagos están algo acostumbrados al Báltico y al Mar del Norte. Aunque de ahí a bañarse…) .Con niños se viaja un poco de otra forma, p.ej. hay que buscar campings más “familiares” para que puedan jugar con otros niños después de tantas horas de carretera con curvas. Así que tu consejo me viene de perlas. En cambio me daría pánico que quisieran asomarse demasiado al púlpito, por lo que no creo que nos acerquemos mucho ;).

    Pues nada, gracias otra vez y ya te contaré a la vuelta! Un saludo desde el norte (relativo).

    • No sabes la envidia que me das!!!

      Entre lo que visitarás y lo que visité yo, la única diferencia prácticamente es que nosotros llegamos hasta Lofoten, pero hizo taaaaan mal tiempo allí que casi es como si no hubiéramos estado xD Y el camino de Trondheim hasta Lofoten no es nada del otro mundo comparado con el resto de Noruega. Lo mejor sin duda es lo que abarca desde Alesund hasta Bergen, para mí. Te encantará! 😀

      Espero que disfrutéis de un muy buen viaje, ya me contarás! Un saludo! 😉

  3. ¡Henos aquí de vuelta! Anonadados, alucinados y con ganas de volver. Ya el viaje en sí Kiel-Oslo nos dejó turulatos, 20 horas de ferry con el mar como una balsa y la experiencia de pasar bajo el puente Dinamarca-Suecia (o algo así). Oslo no es la ciudad más bonita del mundo pero pasamos dos días muy agradables (y con sol), como colofón vimos el parque Vigeland ;). Luego lo más flipante: hasta el Geirangerfjord pasando por la iglesia medieval de Lom, paisajes cambiantes, de Canadá a la Luna pasando por Irlanda… En el fiordo acampamos (es un decir) justo al final, nos alquilamos una barca con motor para adentrarnos hasta las cascadas nosotros solos (y ver a una pareja de ballenitas o similar saludándonos). Eso, la primera pesca de nuestras vidas y el amanecer del día siguiente con nubes bajísimas y sol no se me olvidará nunca! Luego Bergen (con degustación de cangrejo real incluída, la ballena la dejamos para otra ocasión), Stavanger, el cabo Lindesnes con visita al faro, y tres días en Mandal con el lujo de una cabaña (más bien casa) y playa al lado. Por cierto,mis hijos se bañaron!! Y les dieron el carnet de vikingos :D… Luego hasta Kristiansand y vuelta por Dinamarca, ésta vez en un catamarán turbo y el mar muuuy agitado.

    Tienes razón tú, lo mejor es el camino en sí, con la naturaleza espectacular (tanto como los precios) y la experiencia campera. Vimos campings de todo tipo, sobrevivimos a una tempestad nocturna cerca de Bergen (¡qué miedo!) y somos expertos en Ferries. Lo único que se me quedó en el tintero es una visita a Alesund, pero así tengo una excusa para volver!

    Pues lo dicho, que comparto tu amor por todo lo visto y te agradezco tus consejos. Y cuidadín con lo que escribes porque seguro que vuelvo a pasarme por aquí! Un saludo desde Alemania.

  4. Por cierto, nuestra “primera en la frente” fue la osadía de dejar el coche en un parking (a falta de sitio libre): ¡¡¡35 euracos por un par de horas!!! Ni que decir tiene que nos hicimos el Oslo Pass para los cuatro y lo exprimimos a placer, ya que nuestro hotel estaba en las afueras. Metro, bus y tranvía a gogó. Ole!

  5. ¡Qué ilusión leerte de nuevo!

    Me alegro que te haya encantado el viaje, es un lugar impresionante y difícil de olvidar. Tú frase de “… de Canadá a la Luna pasando por Irlanda…” me ha parecido muy acertado, es tal cual así!! 😀

    A nosotros justo nos faltó el Vigeland en Oslo, que como bien dices es una ciudad normalita. Ni bonita ni fea, para pasar uno o dos días. Ah, y el Museu Munch, aunque fuimos a la National Gallery y tenían varios cuadros suyos (o copias).

    Nosotros hicimos kayak en Geiranger pero no pudimos llegar hasta las cascadas, estábamos reventados y sólo disponíamos de tres horas. Aparte de que era la primera vez que lo practicábamos y… ehem… nuestra técnica dejaba mucho que desear! También vimos ballenitas, al principio pensábamos que eran delfines de lo pequeñas que eran, pero luego nos dijero que allí no hay, que sólo podían ser ballenas. Subidón!

    Ahora te falta visitar de Alesund hacia el norte. Eso sí, ahorrando a tutiplén, porque como ya has visto Noruega no es un sitio como para ir cada año, jajajaja.

    Un placer leerte, cualquier cosa ya sabes dónde estoy! 😉
    Saludos desde Mallorca!

  6. Meses después….. Como creo que no te contesté me dispongo a hacerlo. Pues sí, confirmo de nuevo todo lo que dices. Flipe y reflipe. Ahora se me ha pasado un poco porque hemos estado de finde romántico en Viena (que tampoco está mal), pero cuando haga un álbum con las 3.500 fotos que hicimos me volverá la fiebre.

    El año que viene vuelven a dar las vacaciones en agosto en esta región teutona nuestra, así que creo que el Mediterráneo tendrá que esperar otra vez (envidia me das). Habíamos pensado recorrer el norte de España, tipo Camino de Santiago para vagos (o sea, en coche), algo que ya quise hacer en mis lejanos días de universidad pero no pasó de proyecto. Y conozco sólo San Sebastián, muy chulo y muy gastronómico pero me han dicho que en Galicia también hay buen marisquito ;)… Ahora me paseo por tu blog, a ver si tienes algún consejo para esa zona. o para el Algarve occidental, aunque no creo que esté precisamente vacío en agosto.

    Pues nada, cuando quieras os venís al norte de Alemania y así te devuelvo el favor. Un saludo otoñal!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s