Viaje a Noruega (VII): Mørsvikbotn – Verdal

6.9.2013

Día de carretera puro y duro, de esos que se nos olvidarían de aquí unos años salvo por la paliza que nos dimos al volante. Teníamos la posibilidad de volver por una carretera de la costa, pero al final optamos por la misma de 4 días antes, ya que comprometía menos nuestro plan de viaje al ser más rápida y segura.

Fue curioso comprobar como en apenas 4 días el paisaje parecía otro gracias al inminente otoño que había teñido ya algunos árboles. Fue como viajar por la misma carretera en dos estaciones diferentes pero con sólo 4 días de diferencia.

Dio un poco de rabia el buen tiempo que nos hizo. ¡Ya lo podría haber hecho un día antes mientras estábamos en Lofoten!

Paradas significativas… la verdad es que ninguna. Un puente colgante por aquí, lagos y lagos como espejos por allá, fiordos,… No nos detuvimos en ningún lugar especialmente destacado, los que encontramos ya los habíamos visitado durante la ida, como el Círculo Polar Ártico, así que fuimos a piñón en dirección a Trondheim hasta decir basta en el camping Soria Moria, cerca de Verdal, donde dormimos en una cabaña liliputiense acompañados por miles de mosquitos.

Podemos contarlo a pesar de esos locos camioneros noruegos que a la mínima que te despistas te los encuentras de frente y a toda velocidad ocupando tu carril.

Selección fotográfica del día.

IMG_0310

Mørsvikbotn

IMG_0311

Whaaaat??

IMG_0315

Noruega

IMG_0321

Noruega

IMG_0324

Noruega

IMG_0327

Noruega

IMG_0333

Círculo Polar Ártico

IMG_0337

Noruega

IMG_0338

Noruega

IMG_0339

Noruega

IMG_0342

Ha det bra Nord-Norge

IMG_0344

Kilómetro 3000 del viaje

IMG_0358

Alrededores Soria Moria

IMG_0359

Alrededores Soria Moria

IMG_0361

Soria Moria

Recorrido del día en Google Maps.

Anuncios

Viaje a Noruega (VI): Lofoten – Mørsvikbotn

5.9.2013

Segundo día en Lofoten y nueva oportunidad para visitar las islas con mejor tiempo y visibilidad. La tormenta de lluvia y viento había durado hasta altas horas de la madrugada, pero por la mañana el clima, sin ser para lanzar cohetes, parecía darnos una tregua.

Amanecer en Å

Åmanecer

Nuestra rorbuer

Nuestra rorbuer

El plan del día consistía en recorrer nuevamente la carretera de interés turístico y luego, según el tiempo, repetir noche en Å o volver a la Noruega continental.

Antes de empezar este recorrido nos desplazamos hasta el final de la E10, pasado Å, donde hay un mirador sobre los espectaculares acantilados de la zona. El fin del mundo… o al menos el fin de Lofoten.

IMG_0190

Åcantilados

IMG_0196

Åcantilados

IMG_0187

Free as a bird

IMG_0186

Montañas de Å

De vuelta a Å, hicimos una vueltecita en coche para gozar de las vistas de las rorbuers.

IMG_0212

Å

IMG_0203

Å

IMG_0201

Å

El día de momento se portaba bien con nosotros y para mayor seguridad jugamos la carta Europe Endless, que nunca nos defrauda. Llegados a Reine, que lo habíamos pasado de largo en la jornada anterior, tuvimos la gran satisfacción de poder disfrutar de la panorámica más famosa de las Lofoten: la de la bahía de Reine con los puntiagudos picos al fondo. 

Reine

Reine

Aprovechamos el buen tiempo para pasear un rato por Reine, alucinando con la belleza de las cumbres de la zona.

IMG_0221

Reine

IMG_0222

Reine

IMG_0225

Reine

IMG_0226

Secadores de bacalao

IMG_0227

Secadores de bacalao

Tuvimos suerte porque pasados unos minutos el tiempo se torció y empezó a llover de nuevo. Por decir algo bueno, las nubes no eran tan bajas ni espesas como las del día anterior y se seguían distinguiendo las cimas de los picos que dan ese aspecto tan dramático a las islas. 

Ni la más retorcida de las mentes podría haber esculpido una orografía tan peculiar como la de estas islas. Picos y picos y más picos, como dientes de una sierra. Fiordos y fiordos y más fiordos. Es una auténtica locura, uno llega a perder la noción de lo que está viendo y a ser incapaz de procesarlo. La impresión de formar parte de un decorado de fantasía es inevitable y provoca una especie de sensación de irrealidad de la que cuesta abstraerse.

Hablo de picos y fiordos, pero otro de los grandes atractivos de las Lofoten son sus amplias playas vírgenes de arena blanca, como éstas situadas cerca de Flakstad.

IMG_0232

Flakstad

IMG_0238

Skagsanden

La siguiente parada fue en Nusfjord, uno de los pueblos pesqueros más antiguos y mejor conservados de Noruega. En este momento empezamos a tener la mosca detrás de la oreja, ya que unos nubarrones empezaron a ocultar las cumbres y no presagiaban nada bueno…

Nusfjord

Nusfjord

Nusfjord

Nusfjord

Otro rincón de especial interés turístico es Eggum, un pueblo acorralado entre el mar y una imponente montaña.

Eggum

Eggum

A partir de Eggum, el tiempo se estropeó definitivamente y aunque no nos privó de unas preciosas vistas, como había sucedido el día anterior, sí condicionó que el número de paradas fotográficas disminuyera ostensiblemente.

Cerca de Kabelvåg, paramos en el acuario de Lofoten, donde por fin vimos focas.

Acuario Lofoten

Acuario Lofoten

Lofoquen

“Lofoquen”

Tanto se fastidió el tiempo que llegados a Svolvær, la capital, decidimos que tras recorrer dos veces la E10 nuestra estancia en Lofoten había llegado a su fin. No valía la pena hacer una noche más, sobre todo porque teníamos la sensación de que la tormenta iba para largo.

En principio, nuestra idea original era pasar el resto del día en las islas y tomar el último barco desde Moskenes hasta Bodo. Este trayecto hubiera durado tres horas, llegando a Bodo rozando la medianoche y con la misión pendiente de buscar un camping disponible a esas horas… Con este panorama, optamos por volver a Lødingen, en Hinnøya, para tomar un barco más corto, temprano y barato, aunque implicara repetir el recorrido de dos días atrás pero a la inversa.

Antes de abandonar Lofoten, hubo 10 minutos de tregua que aprovechamos para comer en un mirador privilegiado.

IMG_0264

Lofoten

IMG_0268

Lofoten

IMG_0266

Lofoten

IMG_0261

Lofoten

IMG_0260

Lofoten

El trayecto de Lødingen a Bognes fue tranquilo. La tormenta había amainado y las vistas de las islas y de la costa de la Noruega continental fueron espectaculares. Mi yo más friki no podía evitar ver paralelismos entre las cumbres de Lofoten y la portada del Unknown Pleasures.

Ha det bra Lofoten

Ha det bra Lofoten

IMG_0290

Noruega continental

Lofoten

Lofoten

Unknown Pleasures

De nuevo en Bognes, en la Noruega continental, empezamos nuestro camino rumbo a Trondheim, a la que debíamos llegar la noche del día siguiente. Cuando nos sentimos cansados, decidimos hacer noche en un precioso camping en Mørsvikbotn, a orillas de un fiordo en el que había marea baja, ideal para pasear por su lecho.

IMG_0296

Mørsvikbotn

IMG_0307

Mørsvikbotn

IMG_0303

Mørsvikbotn

Pese a que el tiempo no acompañara, la visita de las Lofoten será recordada como uno de los momentos más evocadores de este viaje.

Recorrido del día en Google Maps.

Viaje a Noruega (V): Vesterålen – Lofoten

4.9.2013

El día tonto del viaje fue el menos indicado. Desde primera hora de la mañana el tiempo fue espantoso. Si bien al principio no llovía, el panorama de lo que estaba por venir viendo el horizonte no era precisamente alentador.

El plan del día consistía en salir de las Vesterålen y recorrer las Lofoten hasta Å, situado en su extremo oeste. Teníamos marcada esta fecha en rojo, ya que las Lofoten eran la razón por la que habíamos llegado tan al norte

Nada más entrar de nuevo en Hinnøya empezó a llover para no parar hasta… ¿nunca? Pero como ya dije en la entrada anterior, lo peor en estos casos no es la lluvia en sí, sino las nubes bajas que ocultaban unas cumbres que tan sólo podíamos intuir.

Entrar en Lofoten y comprender la buena fama que tienen estas islas es todo uno. Si en anteriores entradas hablaba de que el agua está presente en todas sus formas (ríos, lagos, fiordos, mar abierto…), en las Lofoten hay que añadir también las cascadas. En casi todo momento hay una a la vista.

IMG_0139

Lofoten

IMG_0137

Lofoten

IMG_0142

Lofoten

IMG_0144

Lofoten

Lofoten cuenta también con una Carretera Turística Nacional, que recorre 166 kilómetros desde Fiskebøl hasta Å a través de la E10. Dada la climatología, prácticamente nos limitamos a conducir por dicha carretera e hicimos muy pocas paradas.

IMG_0149

Secadores de bacalao

IMG_0145

Lofoten

En Kabelvåg se encuentra una curiosa iglesia de madera amarilla, considerada como la catedral de Lofoten.

Kabelvåg

Kabelvåg

Henningsvær es un coqueto pueblo que cuenta con un próspero puerto pesquero. En él encontramos casualmente un simpático mallorquín que lleva años afincado en Lofoten y cuyo negocio es fácilmente identificable gracias a las banderas de España y de Mallorca que tiene colgadas. Muy buen anfitrión, nos contó un sinfín de anécdotas y nos hizo pasar un rato muy entretenido.

IMG_0161

Henningsvær

IMG_0156

Henningsvær

Volvimos a comer picnic dentro del coche, por segunda jornada consecutiva, pero en esta ocasión no tuvimos la suerte de que al terminar se abriera el día. Todo lo contrario, cuanto más nos acercábamos a Å, más empeoraba el clima… Lluvia, niebla, viento… Un día de perros, de los que uno goza un domingo por la tarde calentito en casa, leyendo una buena novela o viendo una película, pero no estando de viaje.

Como la cosa no tenía pinta de mejorar, decidimos poner rumbo directo a Å para buscar alojamiento y descansar el resto de la tarde. De camino hicimos las paradas justas en lugares que merecían una foto y poco más.

IMG_0174

Lofoten

IMG_0168

Lofoten

IMG_0163

Lofoten

Dormimos en una Rorbuer de Å, típica cabaña de pescador característica de Lofoten, asentada sobre el mar. Sin duda, uno de los mejores alojamientos de todo el viaje, el día había sido regular pero nos supo a gloria.

IMG_0175

Rorbuer

IMG_0180

Rorbuer

Aunque no fue un día perdido, no puedo negar que me quedé con un sabor agridulce.

Recorrido del día en Google Maps.