Viaje a Noruega (IV): Fauske – Vesterålen

3.9.2013

Tal y como anticipé en una entrada anterior, el concepto que mejor definía el viaje era el de la improvisación. En teoría, para esta jornada tocaba llegar a las islas Lofoten, pero como la paliza de los dos primeros días en coche había cundido e íbamos con algo de adelanto decidimos echar el resto y dar un paso más al norte hasta Andøya, en la que se encuentra otra de las carreteras de interés turístico del país. ¿Sería buena idea o nos arrepentiríamos? Ya veremos…

El cuarto día de viaje amaneció con intensa lluvia y por mi parte algo de desilusión. No me importaba tanto la lluvia sino las nubes bajas que la acompañaban, ya que para la visita de Andøya era imprescindible que se disiparan o que fueran altas, para así poder contemplar la belleza de sus cumbres. Así pues, toda la mañana fue un tira y afloja entre la tormenta y la calma, entre las nubes y los claros, y siguiendo ese tira y afloja mi ánimo pasaba de la desilusión a la euforia y viceversa en menos de lo que canta un gallo.

Cumbres borrascosas

Cumbres borrascosas

Antes de llegar a Bognes, donde íbamos a tomar un barco hasta Lødingen, hicimos una parada en el área de descanso de Steigen, junto a la cual se encuentran una especie de pozas muy bonitas, y otra en un mirador para contemplar, al fin, el Mar de Noruega.

IMG_9985

Steigen

Steigen

Steigen

Mar de Noruega

Mar de Noruega

Llegados a Bognes, tuvimos que esperar un rato hasta la llegada del ferry, pero las esperas en Noruega no importan, ya que basta alzar la vista para entretenerse fijando la atención en algún rincón atractivo.

Bognes

Bognes

El trayecto en barco se nos pasó volando, entre que aprovechamos para descansar, ir al baño y, como no, darle caña a la cámara.

Hinnøya

Lødingen

Lødingen se encuentra en Hinnøya, la isla continental más grande y poblada de toda Noruega. Cuenta con la particularidad de que su parte occidental pertenece al archipiélago de las Vesterålen y su extremo suroeste al de las Lofoten.

Como ya he dicho anteriormente, la idea inicial era desde aquí dirigirse a las Lofoten, pero finalmente recorrimos Hinnøya rumbo a Andøya.

Hinnøya es impresionante. Pero lo que es verdaderamente impresionante es que no sea la isla más bella de la zona, como comprobaríamos más adelante… ¿Verdad que cuesta creérselo con estas fotos? 

IMG_0023

Hinnøya

IMG_0053

Hinnøya

IMG_0047

Hinnøya

IMG_0043

Hinnøya

IMG_0038

Hinnøya

IMG_0027

Hinnøya

Eufóricos tras el tramo por Hinnøya y con muchas ganas por lo que estaba por venir, el clima, que más o menos se había mantenido estable desde nuestra llegada a Lødingen, se estropeó de mala manera y justo en el momento cumbre del día, cuando teníamos Andøya a tiro. Nos vimos envueltos por una gran tormenta y, lo que era peor, por unos enormes nubarrones bajos que no permitían ver casi nada. Nuestros temores se hacían realidad en el peor momento. ¿Habríamos recorrido 1.500 km desde Oslo para… nada?

Fuu

Fuu

Recorrimos la costa este de Andøya de sur a norte con cierto sabor agridulce. Las vistas del mar desde la isla eran preciosas, pero mar lo hay en casi todas partes… Sin embargo, del interior apenas se veía nada, ni tan sólo se intuían las grandes montañas que la caracterizan. Por suerte, el tramo de carretera de interés turístico es el que se encuentra en la costa oeste de la isla… ¿Tendríamos la suerte de que se arreglara el día cuando llegáramos? 

Vistas desde la costa este de Andøya

Vistas desde la costa este de Andøya

Llegamos a Andenes, principal población de la isla, con la peor de las lluvias, viento, frío… Hasta tal punto hacía mal tiempo que nos vimos obligados a comer dentro del coche, dando lástima a la gente que pasaba cerca. Pintaban bastos… y empezábamos a arrepentirnos de la decisión de sacrificar dos días de viaje para llegar tan al norte.

Tras comer de esta guisa, arrancamos de nuevo el coche, marcha atrás, giro 180º y… literalmente, se hizo la luz!!!! La lluvia había cesado, la nubes se elevaron y un diminuto claro se abrió en el cielo, descubriendo a lo lejos las cumbres que tanta ilusión nos hacía contemplar. Parecía un milagro!

Andøya

Andøya

Sin más dilación, hicimos un rápido recorrido en coche por Andenes antes de tomar la carretera de interés turístico. Se trata de un pintoresco pueblo costero cuyo principal motor turístico son las salidas en barco para el avistamiento de ballenas. Su edificio más emblemático es el faro, que con sus más de 40 metros de altura y su inconfundible color rojizo ha sido referencia para los marineros del temido mar de Noruega desde 1959. Además, en la costa del pueblo varias playas vírgenes de arena blanca hacen las delicias de los turistas los pocos días que el tiempo permite bañarse en estas latitudes.

IMG_0075

Andenes

IMG_0073

Andenes

IMG_0078

Andenes

IMG_0079

Faro de Andenes

A día de hoy, Andenes sigue siendo el punto más septentrional en el que he estado.

La Carretera Turística Nacional de Andøya recorre los 51 kilómetros que separan Andenes de Åkneskrysset a lo largo de la costa oeste de la isla. Aún cerca de Andenes (no recuerdo si ya había empezado el tramo de interés turístico), junto al Andøya Rocket Range, base de lanzamiento y alcance de cohetes, dejamos el coche y fuimos caminando hasta una cercana playa de arena blanca para contemplar durante más de media hora…

… un paisaje de ensueño.

Andøya

Andøya

La foto de mi vida, sin más.

La carretera nos ofreció unos paisajes de belleza inabarcable. Extensas playas de arena blanca, picos recortados que parecían desafiar al cielo, abruptos acantilados… No sabría cómo definir lo que vi y lo que sentí durante todo su recorrido.

IMG_0091

Andøya

IMG_0097

Andøya

IMG_0099

Andøya

IMG_0101

Andøya

IMG_0108

Andøya

IMG_0107

Andøya

IMG_0105

Andøya

IMG_0103

Andøya

Para mayor gloria, se pueden contar con los dedos de una mano los coches que nos cruzamos.

La improvisación que hacía 2 horas iba irremediablemente encaminada al epic fail se había convertido en un epic win de los que marcan época.

Tras la muy satisfactoria visita de Andøya, volvimos a Hinnøya y de allí pasamos a Landøya Hadseløya, todas ellas Vesterålen, en las que hicimos otro recorrido en coche pero sin apenas paradas, ya que lo que buscábamos era un camping que se hizo de rogar. Lo más destacado que vimos de estas islas fue un curioso y fotogénico puente en curva entre Landøya y Hadseløya y el perfil de las Lofoten desafiándonos en el horizonte.

Hadselbrua

Hadselbrua

Lofoten desde Vesterålen

Lofoten desde Vesterålen

Dormimos en un camping de Stokmarknes, en Hadseløya. Estuvimos cerca de tener que dormir en el coche, ya que nos costó mucho encontrar uno e incluso éste lo tuvieron que abrir para nosotros, ya que hacía unos días que lo habían cerrado por temporada baja.

Quizás en conjunto no fue un día perfecto, pero cuando se hizo la luz en Andenes justo en el instante necesario y divisamos la peculiar orografía de las montañas de Andøya fue el momento más emocionante e inolvidable de todo el viaje. Tanto como para que se me ponga la piel de gallina mientras lo rememoro escribiendo estas líneas…

Recorrido del día en Google Maps.
Anuncios

Un pensamiento en “Viaje a Noruega (IV): Fauske – Vesterålen

  1. Pingback: Viaje a Noruega | … And the Land is Ours

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s