Viaje a Noruega (I): Oslo

31.8.2013

Oslo no tiene fama de ser una ciudad bella y una vez visitada doy fe de ello. Sin llegar a fea, no es nada del otro mundo, pero para uno o dos días puede resultar entretenida.

No teníamos en mente ninguna visita concreta. En el hostal cogimos un plano y nos dejamos ir, enlazando por proximidad los diferentes lugares de interés que vimos destacados en el mismo.

Dada su cercanía con el hostal, nuestra primera parada fue Oslo Domkirke, la catedral. Se trata de una catedral relativamente joven, ya que su primera piedra no se colocó hasta 1694 y su construcción se llevó a cabo en diferentes etapas. No es el prototipo de catedral bella que la mayoría de gente tiene en mente, pero me gustó bastante su interior, sobre todo por su precioso órgano y las curiosas pinturas de su techo.

IMG_9789

Oslo Domkirke

IMG_9793

Órgano del Oslo Domkirke

IMG_9790

Techo del Oslo Domkirke

IMG_9794

¿Sandro Rey? Bendiciones y buenas noches

A continuación, nos acercamos a los muelles de Bjørvika para contemplar el Operahuset, el Teatro de la Ópera de Oslo. Se trata de una construcción reciente, de 2008, que destaca por su techo inclinado de mármol blanco, que le da un curioso aspecto de glaciar. Buena parte del teatro se encuentra bajo el mar.

Operahuset

Operahuset

Siguiendo la orilla del mar, nos dirigimos al Akershus Slott, un castillo medieval que desde hace 700 años protege la ciudad contra las invasiones marítimas. Únicamente vimos su fachada exterior y su patio interior, ya que no nos apeteció visitar sus dependencias. El Akershus Slott es el alma del Kvadraturen, un antiguo barrio histórico del que aún se conservan varios edificios.

IMG_9806

Akershus Slott

IMG_9807

Akershus Slott

IMG_9810

Akershus Slott

El día había amanecido nublado aunque sin lluvia, pero en ese momento empezó a caer un chirimiri de lo más molesto. Decidimos que había llegado la hora de comer y así de paso refugiarnos de la lluvia, pero antes pasamos por el Stortinget, el parlamento, situado junto a Karl Johans Gate, principal arteria de la ciudad de la que hablaré más adelante.

Stortinget

Stortinget

Llegó la hora de comer, momento que podríamos resumir como la primera en la frente. Sabía que los precios de los restaurantes eran caros, pero no me imaginaba que lo fueran tanto… Dimos vueltas y vueltas hasta dar con un restaurante mongol en el que comimos la mar de bien, Mr. Hong.

A la salida del restaurante, el tiempo se había arreglado y pudimos disfrutar de una tarde calurosa y soleada. Para empezarla, nos dirigimos hacia el Rådhuset, el ayuntamiento, cuyo edificio me pareció un poco feo aunque original. Desde 1990, cada 10 de diciembre se celebra en él la ceremonia del Premio Nobel de la Paz, coincidiendo con el aniversario de la muerte de Alfred Nobel.

Oslo Rådhus

Rådhuset

Oslo Rådhus

Rådhuset

En una antigua estación ferroviaria cerca del Rådhuset se encuentra el Nobels Fredssentercentro dedicado a la vida de Alfred Nobel y a la historia del premio y a la de todos sus premiados.

Nobels Fredssenter

Nobels Fredssenter

El Aker Brygge es un animado y moderno centro de ocio y comercio que ocupa el lugar del antiguo astillero. En él se encuentra la mayor concentración de restaurantes de la ciudad. Dimos un soleado y agradable paseo por la zona, con una bellas vistas del Oslofjorden, mi primer fiordo.

IMG_9819

Aker Brygge

IMG_9820

Aker Brygge

IMG_9822

Oslofjorden

Abandonamos la costa para dirigirnos a Karl Johans Gate, el corazón de la ciudad. Se trata de la calle más concurrida de Oslo y personalmente, salvando las distancias, le veo ciertos paralelismos con la Royal Mile de Edimburgo. Sin ir más lejos, a un extremo de Karl Johans Gate, al igual que sucede en Edimburgo, se encuentra el Slottet, el palacio real, que lamentablemente se encontraba en obras.

IMG_9830

Karl Johans Gate

IMG_9831

Karl Johans Gate con el Slottet al fondo

Otro edificio relevante de Karl Johans Gate es el Nationaltheatret, principal escenario del teatro noruego.

Nationaltheatret

Nationaltheatret

¿Bjørnstjerne Bjørnson o Bárcenas?

¿Bjørnstjerne Bjørnson o Bárcenas?

Asimismo, en torno a Karl Johans Gate se encuentran varios parques y zonas ajardinadas que me causaron una gran impresión.

IMG_9825

Karl Johans Gate

IMG_9828

Karl Johans Gate

IMG_9826

Karl Johans Gate

El cansancio pudo con nosotros y a media tarde ya estábamos de vuelta al hostal, pero antes aprovechamos para revisitar el Oslo Domkirke, con mucha mejor luz que por la mañana.

Oslo Domkirke

Oslo Domkirke

Quedaron pedientes varias visitas, pero dos semanas después tendríamos una reválida con la ciudad antes de volver a Mallorca.

Anuncios

Viaje a Noruega

Si soy sincero, hasta que no conocí a Vero Noruega nunca me había llamado la atención como futuro destino de vacaciones. También es verdad que hasta que no la conocí no había visitado demasiado mundo, ya que debido al trabajo viajar no estaba dentro de mis costumbres y cuando lo hacía consistía en escapadas de 3-4 días.

Ella estuvo viviendo en Trondheim durante casi un año y durante los cinco que compartimos juntos antes de este viaje no hubo dos días seguidos sin que me hubiera contado alguna bondad del país de los vikingos con un brillo especial en sus pupilas, de manera que poco a poco fue encendiendo mi ilusión por conocerlo.

Como casi todos mis últimos viajes, la decisión de ir fue prácticamente improvisada. Un buen día de mediados de junio le planteé un oye, ¿vamos de viaje o qué? y pasada una hora ya teníamos los billetes. Y siguiendo la improvisación, los billetes del vuelo, la reserva del coche y las dos primeras noches de alojamiento en Oslo era lo único que teníamos reservado cuando llegamos a Noruega.

Nada de ataduras, nada de imposiciones. Si llegáramos a un sitio en el que nos apeteciera pasar todo un día lo haríamos sin la presión de tener que estar en otro por la noche.

El relato de este viaje tratará precisamente de eso, de una aventura improvisada por Noruega durante 17 días, sabiendo en cada momento dónde tenemos los pies pero no hacia dónde daremos el siguiente paso.

Noruega consta de 18 Carreteras Turísticas Nacionales, que en buena medida nos ayudaron a definir nuestro recorrido. Este es el listado en orden alfabético (incluyo hipervínculo de aquellas que recorrimos):

– La Carretera Turística Nacional de Andøya.
– La Carretera del Atlántico.
– La Carretera Turística Nacional de Aurlandsfjellet.
– La Carretera Turística Nacional de Gaularfjellet.
– La Carretera Turística Nacional de Geiranger-Trollstigen.
– La Carretera Turística Nacional de Hardanger.
– La Carretera Turística Nacional de Hardangervidda.
– La Carretera Turística Nacional de Havøysund.
– La Carretera Turística Nacional de Helgeland.
– La Carretera Turística Nacional de Jæren.
– La Carretera Turística Nacional de Lofoten
– La Carretera Turística Nacional de Rondane.
– La Carretera Turística Nacional de Ryfylke.
– La Carretera Turística Nacional de Senja.
– La Carretera Turística Nacional de Sognefjellet.
– La Carretera Turística Nacional de Strynefjell.
– La Carretera Turística Nacional de Valdresflye.
– La Carretera Turística Nacional de Varanger.

Como novedad, en cada entrada dedicada a este viaje incluiré una canción que guarde relación con el día en cuestión.

Italia 2013 (III): Florencia

2.6.2013

Como broche final del viaje pasamos un día inolvidable en Florencia. Me va a costar mucho explicar lo que me sucede con esta ciudad sin que parezca un inculto o un insensible. Con esta son tres las veces que la he visitado y me gusta mucho, no lo voy a negar, pero creo que mi apreciación se queda un poco corta en relación con la que habitualmente se le otorga. Seguramente sea problema mío, una combinación entre mis dificultades a la hora de valorar el arte y no haber podido hacer una visita completa como dios manda.

De las tres veces, esta fue sin duda la mejor de todas. La primera casi la podríamos obviar, ya que fue durante el viaje de estudios de 1º de bachiller, con muchos pájaros en la cabeza como para apreciarla como se merece y con escaso tiempo, ya que creo que sólo estuvimos una tarde. La segunda fue algo mejor, en 2008, pero nuevamente el tiempo de visita fue escaso, una tarde y una mañana, y encima con climatología adversa. Y finalmente esta tercera visita, aunque no nos sobrara el tiempo, sí fue algo más completa, pero sigo teniendo la sensación de que aún no he podido hacer esa visita que me haga click con la ciudad. Mea culpa.

Empezamos nuestro recorrido con la Basilica di Santa Maria Novella, una de las más importantes de la ciudad y cercana a la estación de ferrocarril. Su preciosa fachada de mármol fue un aperitivo de lo que estaba por llegar minutos después.

P1120031

Basilica di Santa Maria Novella

Porque lo que estaba por llegar era la Cattedrale di Santa Maria del Fiore, el mítico Duomo de la ciudad, una de las iglesias más grandes de Europa e inabarcable para mi modesta cámara. La catedral, el baptisterio y el campanario de Giotto forman una armoniosa unidad gracias a los mármoles blancos, verdes y rosáceos que configuran sendas fachadas.

P1120035

Il Duomo

P1120036

Il Duomo, fachada frontal

P1120040

Campanile di Giotto

P1120049

Il Duomo y el Campanile di Giotto

Destaca especialmente la cúpula de Brunelleschi, una de las más grandes del mundo y verdadera obra maestra de la arquitectura.

Cúpula de Brunelleschi

Cúpula de Brunelleschi

A continuación, nos dirigimos hacia la Piazza della Signoria. La mejor manera de definirla es como un fabuloso museo al aire libre, pues en apenas unos metros se concentran gran cantidad de elementos artísticos y arquitectónicos de valor incalculable.

Uno de ellos, el Palazzo Vecchio, es actualmente la sede del ayuntamiento, además de la del Museo dei Ragazzi. Su torre, la Torre di Arnolfo, se eleva hasta los 94 metros aproximadamente y es una de las insignias del skyline florentino.

P1120054

Palazzo Vecchio

A los pies del Palazzo Vecchio se encuentra una de las copias del David de Michelangelo, donde antiguamente se localizaba la original.

P1120062

David

P1120065

David

La Loggia della Signoria o Loggia dei Lanzi servía originalmente para guarecer los asistentes de las asambleas y acontecimientos varios que se celebraban en la plaza. Actualmente, se ha convertido en una galería de estatuas al aire libre, entre las que destacan Perseo con la testa di Medusa (Perseo con la cabeza de Medusa), de Cellini, y el Ratto delle Sabine (El rapto de las sabinas), de Giambologna.

P1120061

Perseo con la testa di Medusa

P1120060

Perseo con la testa di Medusa

P1120057

Ratto delle Sabine

Camino al Arno, es paso inevitable el Piazzale degli Uffizi, espacio al aire libre que crea la peculiar forma en U de la Galleria degli Uffizi y que a la práctica es también una gratuita pasarela de arte.

Macchiavello

Macchiavelli

Llegados al Arno descubrimos otra de las joyas de Florencia, el Ponte Vecchio, el más antiguo de Europa construido totalmente en piedra.

Ponte Vecchio

Ponte Vecchio

P1120082

Ponte Vecchio

P1120084

Ponte Vecchio

Son varias las leyendas que circulan sobre el Ponte Vecchio. Una de ellas asegura que se trataba de un puente libre de impuestos y tasas, motivo por el cual se concentraron en él tiendas y comercios de todo tipo. Hoy en día, particularmente, predominan las joyerías. Otra dice que fue en este lugar en el que se inventó la palabra bancarrota, dado que cuando un vendedor no podía saldar sus deudas su mesa o puesto de venda en el que mostraba su mercancía era destruido. Finalmente, la más inquietante es la que asegura que Hitler ordenó salvar este puente de la destrucción masiva que ocasionaron los alemanes a su retirada de la ciudad en agosto de 1944.

Ponte Vecchio

Ponte Vecchio

Comimos en Oltrarno, el barrio situado al sur del Arno. Antiguamente sus ciudadanos eran considerados de menor categoría, pero curiosamente fue en este barrio en el que se construyó el Palazzo Pitti, al que se trasladarían los influyentes Médicis para gobernar desde él durante 300 años.

Palazzo Pitti

Palazzo Pitti

Otro edificio relevante de Oltrarno es la Basilica di Santo Spirito, con una curiosa fachada inconclusa.

Santo Spirito

Santo Spirito

Pese a que no puede compararse con el casco antiguo situado al norte del Arno, el paseo por Oltrarno fue uno de mis momentos preferidos del día, ajenos al mundanal ruido.

Oltrarno

Oltrarno

Antes de cruzar el Arno de vuelta a su orilla norte, subimos al Piazzale Michelangelo, la plaza-mirador desde la que se puede gozar de la mejor panorámica de la ciudad y en la que se encuentra otra réplica del David.

P1120117

Panorámica camino del Piazzale Michelangelo

P1120124

Florencia desde Piazzale Michelangelo

P1120127

Il Duomo desde Piazzale Michelangelo

P1120119

David de Piazzale Michelangelo

P1120114

Subida al Piazzale Michelangelo

De vuelta al casco antiguo, visitamos la Piazza di Santa Croce, en la que se encuentra la Basilica di Santa Croce, la iglesia franciscana más grande del mundo y otro símbolo del arte florentino.

P1120141

Santa Croce

P1120142

Santa Croce

En la Via Isola delle Stinche, cerca de Santa Croce, se encuentra el Bar Vivoli Gelateria, en el que se elabora uno de los mejores helados del mundo. Nosotros lo probamos y la verdad es que ninguna queja, no.

Como el día se había despejado y lucía un sol radiante, repetimos determinadas visitas que por la mañana habíamos hecho con el cielo encapotado. Primero, la de la Piazza della Signoria. Las imágenes valen por sí solas para entender la diferencia entre visitarla con nubes o con sol.

P1120149

Palazzo Vecchio

P1120150

Neptuno

P1120155

David y Neptuno

La segunda, la de Il Duomo, cuya fachada con los rayos del sol cobra una luminosidad y un colorido espectaculares.

P1120164

Il Duomo

P1120161

Il Duomo

P1120158

Il Duomo

P1120165

Il Duomo

Antes de tomar el tren de vuelta a Bolonia, hicimos una infructuosa tentativa de visitar la Galleria dell’Accademia, en la que se encuentra el David original. No habíamos comprado entradas anticipadas y sabíamos que sin ellas era más que probable que no pudiéramos entrar, como lamentablemente sucedió. Nos queda pendiente para futuras visitas, junto con tantos otros lugares a los que no pudimos entrar por falta de tiempo: Giardino di Boboli, Galleria degli Uffizi,… 

Mi visita definitiva de Florencia, a pesar de que cada vez la visito mejor, está aún por llegar.