Llevant de Mallorca: Cala Varques – Es Pontàs – Caló des Moro

24.7.2012

A una semana de alta montaña le sucedió otra de playa. 

Hacía mucho que no hacía de cicerone por Mallorca, mi isla. La responsabilidad de guiar a los amigos por mi tierra fue muy grande y realmente me costó mucho decantarme por unas visitas y dejar de lado otras. Cuatro días me parecían muy pocos.

Para el primer día, como toma de contacto con la isla, optamos por la zona de Llevant, en el que probablemente se encuentran sus mejores calas.

La primera que visitamos fue Cala Varques, a la que se accede desde la carretera que va de Portocolom a Portocristo. Siguiendo este sentido, el camino de acceso se encuentra exactamente pasado unos 150 metros el cruce con la carretera de Manacor a Cales de Mallorca. Dicho camino no está asfaltado y es preciso aparcar en él, para lo cual recomiendo ir temprano para evitar sorpresas. Una vez aparcado, hay que seguirlo a pie hasta el final. Tras pasar la verja en la que finaliza el camino, que suele estar abierta, hay que seguir a pie otros 10-15 minutos a través de un bosque antes de llegar a la cala.

Parece mentira que no la conociera hasta hace año y medio, porque visitarla por primera vez fue toda una revelación y desde entonces no paro de ir una y otra vez. ¿Se trata de una cala tranquila? No, ni por asomo, pero lo tiene todo para pasar un gran día de playa. Conserva con todas las letras su condición de cala virgen, posee un agua increíblemente azul y cristalina, que parece retocada con photoshop, una arena blanca y finísima y un bosque a apenas 50 metros del mar para refugiarse del sol y echarse una buena siesta al fresco.

Si se tiene suerte (o mala, según se mire), uno puede verse sorprendido por las vacas que pastan la finca privada que atraviesa el sendero hasta la cala. Dice la leyenda que cuando el amo de la finca se cabrea, las deja pastar por la arena para que ahuyenten a los turistas y reduzcan la masificación de la cala. No hay nada que temer, son vacas totalmente mansas y pacíficas que sólo buscan algo de comida. Ese día no tuvimos el honor, pero en mi primera visita en julio de 2011 pude disfrutar de estas estampas tan surrealistas.

A unos 10 minutos, andando por las rocas de la vertiente norte de la cala, se encuentra Es Pontàs de Cala Varques, un curioso puente natural al filo de los acantilados.

Por la tarde, antes de visitar otra de mis calas preferidas del Llevant, hicimos una parada en Es Pontàs, un pequeño islote con forma de puente situado entre Cala Santanyí y Cala Llombards y considerado como uno de los emblemas de la costa de Llevant.

Antes del atardecer, nos refrescamos en el Caló des Moro, otro de esos rincones mágicos que aún existen en Mallorca. Cuesta bastante encontrarlo, ya que, según se dice, los vecinos de la zona ocultan las indicaciones de acceso a conciencia para evitar su masificación. Como pista, sólo puedo decir que su desvío se encuentra poco antes de llegar a la urbanización de Cala Llombards… no sabría explicar con palabras cómo llegar exactamente.

Lamentablemente, las dimensiones de la cala son tan reducidas que es habitual tener que conformarse, si no se va muy temprano o a última hora de la tarde, con un simple baño, sin encontrar un rincón tranquilo en la arena para estirarse, pero ese simple baño justifica por sí solo la visita.

Anuncios

Un pensamiento en “Llevant de Mallorca: Cala Varques – Es Pontàs – Caló des Moro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s