Excursión: Collformic – Matagalls – Sant Segimon

1.5.2012

La ascensión del Matagalls es una excursión mítica del montañismo catalán, más por su significado que por su dificultad. No en vano, en su cima se encuentra la Creu de Catalunya, documentada por primera vez en el año 1.614 y venerada por multitud de excursionistas. A su vez, con sus 1.698 metros es la tercera montaña más alta del Montseny, después del Turó de l’Home (1.705 m y 78 cm) i de Les Agudes (1.705 m y 44 cm).

Existen muchas rutas diferentes para subirlo. Nosotros elegimos la que empieza en Collformic, la más rápida y sencilla, muy recomendable para no iniciados y para gente que, como nosotros ese día, no quiera complicarse la vida. En este punto se encuentra la Creu de Collformic, en recuerdo de los 110 liberales que murieron fusilados en manos de los carlinos durante la Tercera Guerra Carlina, seguramente el episodio más dramático de la historia del Montseny. Asimismo, en este punto se inicia la mítica travesía Matagalls – Montserrat, de 83,4 km.

La ascensión al principio se nos hizo un poco dura, en parte porque habíamos trasnochado y en parte porque llevábamos meses sin caminar por la montaña, pero pronto alcanzamos un buen ritmo que nos condujo a la cima en algo menos de 2 horas. El camino, descubierto de árboles, atraviesa extensos prados, principal baza paisajística de la subida.

El Matagalls en sí no tiene una silueta especialmente bella, pero las vistas desde su cima son una auténtica gozada y lo convierten en uno de los mejores miradores de Catalunya. En días claros, se puede ver desde el puerto de Barcelona hasta los Pirineos.

En la cima, la ya mencionada Creu de Catalunya, con un poema de un ilustre catalán: Verdaguer.

Catalans tot de genollons en terra
mireu aquí lo signe de la Creu
com de la Pàtria en la més alta serra
aixampla avui los braços
per acostar-los amb tots sos fills a Déu.
Eixampla més tes branques gegantines
amb tes ales sopluja els catalans
l’espanyola niuada i les veïnes
abriga a tots los homes
a tots la Creu de Crist ens fa germans

Para la vuelta, convertimos la excursión en una ruta circular, bajando del Matagalls campo a través en busca de la pista que conduce al Santuari de Sant Segimon. Para enlazar la cima con esta pista recomiendo el uso de un buen mapa, ya que el camino no está señalizado y hace falta buena orientación y sentido común. Para resumirlo con palabras, si subimos al Matagalls desde el sur-oeste, como en nuestro caso, una vez en la cruz hay que bajarlo en sentido oeste.

El Santuari de Sant Segimon debe su nombre a un rey destronado de Borgoña que hizo penitencia en este lugar. Aunque está documentado desde el año 1.290, el actual santuario es de los siglos XVII-XVIII. Actualmente se encuentra en fase de restauración, por lo que no pudimos acceder al recinto y nos tuvimos que conformar con contemplarlo desde la barrera.

Con esta excursión iniciamos nuestra temporada de senderimos primavera-verano, que va a monopolizar el blog durante muchas entradas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s