Italia 2012 (VI y VII): Cerreto d’Esi – Módena

8 y 9.4.2012

Los dos últimos días del viaje fueron muy ligeros, por lo que haré una entrada conjunta para ambos.

El día 8, Domingo de Pascua, hizo muy mal tiempo y no pudimos hacer prácticamente nada. Por la mañana, fuimos a dar un paseo por un prado cercano a Cerreto d’Esi y visitamos el pueblo, del que destaca básicamente la Torre Civica Pendente.

Por la tarde, dimos una vuelta en coche por la zona, pero la tuvimos que interrumpir antes de lo previsto al vernos sorprendidos por una incipiente nevada.

El resto del día fue de recogimiento y descanso absoluto. Por la noche, sin dormir, teníamos que ir en coche hacia Bolonia, ya que mi familia tenía su vuelo de vuelta a primerísima hora de la mañana. Entre semejante planazo y el mal tiempo, pocas ganas de movernos teníamos.

En mi caso, el viaje se alargó durante toda la mañana del día 9. Dormí apenas 2 horas en el coche de alquiler, justo después de despedirme de la familia, y la verdad es que no tenía el cuerpo para muchos trotes, pero tenía que buscarme la vida como fuera para hacer tiempo hasta la salida de mi vuelo.

Barajaba dos opciones para pasar la mañana. La primera, repetir visita de Bolonia. La segunda, improvisar una visita a alguna ciudad cercana. Animado por el exitazo que supuso la improvisación de unos días atrás, cuando decidí visitar Ferrara, opté por lo segundo y Módena fue mi ciudad elegida.

De Módena poco o nada conocía, más allá de su vinagre. Así como la visita de Ferrara fue un triunfo sin discusión, la de Módena me dejó algo frío. No puedo decir que sea una ciudad fea, pero a nivel turístico su atractivo es muy reducido.

Básicamente, lo que vale la pena (si no es que se me escapó alguna cosa, que con la presión del tiempo y el cansancio acumulado podría ser) es el conjunto formado por la catedral, la Piazza Grande y la Torre Ghirlandina, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La mala suerte se cebó conmigo y tanto una fachada lateral de la catedral como una parte de la plaza estaban en plena fase de rehabilitación… Dando a la plaza, hay que destacar también el Palazzo Comunale.

La Torre Ghirlandina es el campanario de la catedral y el símbolo típico de la ciudad. Sus 86 metros cuentan con una base cuadrada más una cúspide octogonal, añadida para competir en altura con las torres de Bolonia.

Como estaba de vuelta de todo, no dude ni un instante en pagar el precio de su entrada para poder ver la ciudad desde las alturas. Fue quizás el mejor momento del día, aunque las fotos no quedaron bien debido a una rejilla que restaba mucha visibilidad.

Desde una de las ventanas de la torre, el 29 de noviembre de 1938 Angelo Fortunato Formiggini, editor de origen judío, se lanzó al vacío como protesta ante las extremas leyes raciales impuestas por el fascismo. Este trágico gesto fue el anticipo de la rebelión moral que devolvería a Italia la democracia y la libertad.

Para acabar con la entrada, dejo la foto de un graffiti que vi y que me gustó bastante. Que cada cual lo interprete como quiera.

Así terminó mi primer viaje a Italia del año 2012. Por esas fechas aún no sabía que 3 meses después volvería para visitar el Valle de Aosta, pero de ese viaje hablaré más adelante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s