Italia 2012 (IV): Siena – Assisi

6.4.2012

Ya lo anticipé al final de la entrada anterior: me chifla Siena. Si algún día desaparezco sin previo aviso, buscadme por sus calles. Siendo menos exagerado, reconozco que el flechazo que siento por esta ciudad es hasta cierto punto irracional, ya que con ésta son sólo dos las veces que la he visitado, pero el impacto que han tenido ambas en mí ha sido brutal.

Dentro de la Toscana y en lo que respecta a popularidad, Siena se encuentra un poco a rebufo de la inevitable Florencia. Para mí la rivalidad que existe entre ambas es algo absurda, ya que las dos son auténticas obras de arte y, en suma, suponen dos ciudades de impagable belleza separadas por apenas 80 kilómetros. Un lujazo para todo visitante de la Toscana.

El centro histórico de Siena, considerado como un fiel reflejo de lo que era una ciudad medieval, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Orientarse es a veces complicado, ya que sus calles describen sutiles semicírculos entorno a la Piazza del Campo, haciendo imprescindible el uso de un buen mapa.

La primera vez que vi la Piazza del Campo fue toda una revelación. Sentí que retrocedía varios siglos en el tiempo. Considerada con total justicia como una de las plazas más bonitas del mundo, subió a mi número 1 particular de plazas preferidas. Sus enormes dimensiones, su forma de abanico, sus vestigios medievales perfectamente conservados, su marcada inclinación, su aspecto de enorme teatro… lo tiene todo para dejar sin palabras a todo visitante. De entre todos sus edificios, destacan especialmente el Palazzo Pubblico, del siglo XIV y actual sede del ayuntamiento, y su famosa Torre dei Mangia. Con sus 88 metros es visible desde casi todos los puntos de la ciudad e iguala la altura de la catedral, como signo de que la Iglesia y el Estado tienen el mismo poder.

La Piazza del Campo se convierte en un improvisado hipódromo durante la celebración del Palio di Siena, la carrera de caballos más antigua del mundo, disputada por jinetes representantes de los diferentes barrios de la ciudad. Se celebra de forma casi ininterrumpida desde hace siglos cada 2 de julio (Palio di Provenzano) y cada 16 de agosto (Palio dell’Assunta), así como también eventualmente para celebrar acontecimientos extraordinarios. Durante el Palio di Siena, la plaza llega a concentrar hasta 70.000 espectadores.

El Duomo di Siena es también una de mis catedrales preferidas, sobre todo por el resplandeciente mármol que distingue su fachada.

No la visitamos por dentro, pero sí su museo y el Facciatone, una muralla que forma parte de una extensión inacabada de la catedral, hoy convertida en mirador panorámico. Desde el Facciatone se pueden disfrutar de las mejores vistas de la ciudad, en la que los tejados parecen fundirse constituyendo un único tejado únicamente interrumpido por la Piazza del Campo.

En el popular Croce del Travaglio, el cruce formado por las tres principales calles de la ciudad (la via Banchi di Sopra, la via Banchi di Sotto y la via di Città), se encuentra otro edificio singular: la Loggia della Mercanzia.

Hay que señalar que por la via Banchi di Sotto pasaba la Via Francigena, principal ruta de peregrinación a Roma durante el medievo, que con sus 1.700 kilómetros unía Canterbury, en Inglaterra, con la tumba de San Pedro, en Roma, atravesando el Canal de la Mancha, Francia, Suiza y media Italia.

No voy a extenderme mucho más con Siena, porque buena parte de su encanto consiste en visitarla a ciegas, dejándose sorprender por cada esquina, cada ventanal, cada plazoleta, cada iglesia, cada bóveda,…

Por la tarde, visitamos el pueblo Assisi (Asís), en la Umbria. Con Assisi tengo sentimientos contradictorios. Por una parte, me parece una gozada pasear por sus callejuelas y contemplar las vistas que ofrece desde su privilegiada situación en lo más alto de una colina, pero por otra su eminente esencia religiosa, que atrae a miles y miles de fieles cada día, y un reciente (presupongo) reacondicionamiento de sus calles hacen que a ratos me dé la sensación de estar en una especie de parque temático, como si todo fuera cartón-piedra. Dicho esto con el máximo respeto hacia los fieles y su devoción, diría lo mismo si la esencia del pueblo fuera eminentemente musical o futbolística, por citar otros supuestos.

Era la segunda vez que visitaba Assisi. De hecho, era la segunda vez que visitaba Assisi inmediatamente después de visitar Siena, y eso supone un gran hándicap, pero debo reconocer que así como en mi primera visita tuve la agridulce sensación que antes he explicado en la segunda salí más satisfecho, quizás porque me di cuenta de que mi primera impresión había sido un algo injusta y escrupulosa.

Assisi, la Basilica di San Francesco y otros sitios franciscanos fueron declarados también Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es precisamente la Basilica di San Francesco el edificio más significativo del pueblo y en él se glorificó a San Francisco de Asís.

En el extremo opuesto del pueblo, se encuentra la Basilica di Santa Chiara, en honor de Santa Clara de Asís, la más fiel discípula de San Francisco.

Se pueden encontrar restos de la época de los romanos, como por ejemplo en el Tempio di Minerva, actualmente convertida en la Chiesa di Santa Maria Sopra Minerva. Las 6 columnas que distinguen su fachada cuentan con más de 2025 años a sus espaldas.

Más que sus edificios religiosos, lo que me atrae especialmente de Assisi son las maravillosas vistas que ofrece tanto de la región de Umbria como de la Rocca Maggiore, la fortaleza que domina el pueblo desde lo más alto de la colina.

En la próxima entrada, relataré nuestra fugaz pero muy bien aprovechada escapada a Roma, la ciudad eterna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s