Carcassonne – Mirepoix – Villefranche de Conflent

18.12.2011

CARCASSONNE

La visita a Carcassonne es otra viejísima cuenta pendiente que saldamos en 2011. Su cercanía con la frontera española la había convertido en eterna candidata para escaparnos.

Pese a ir advertidos de que se trata de una ciudad muy turística, tuvimos la suerte de que ese fin de semana la cantidad de turistas que encontramos por la ciudadela medieval fue muy baja. Quizás pudo influir que se celebraba en la parte nueva de la ciudad una feria de patés que concentraba buena parte del bullicio, convirtiendo la ciudadela en un refugio de paz y tranquilidad.

Por el lado negativo, tras unos meses de octubre, noviembre y parte de diciembre relativamente calurosos, el frío llegó con toda su fuerza justo ese fin de semana, y entre su llegada y el hecho de dirigirnos cientos de kilómetros al norte lo notamos mucho. Pero no pasa nada, no hay frío que pueda conmigo!!

Dedicamos la mañana a visitar exclusivamente la Cité, la ciudadela medieval fortificada, principal reclamo de Carcassonne.

Nuestra primera visita fue la del castillo, construido en el siglo XII por los vizcondes de Trencavel. No es el mejor castillo que he visitado, pero está muy bien conservado y tiene unas vistas preciosas de la Cité, de la ciudad moderna y de toda la comarca.

Winter is coming

Recorrimos la muralla hasta la Porte Narbonnaise, la más bella de toda la ciudadela, formada por dos altas torres gemelas.

Callejeamos por la ciudadela, prestando especial atención a la Basilique Saint-Nazaire et Saint-Celse y a la muy parisina Place Marcou, que evoca los rincones más tranquilos de Montmartre.

Comimos en Place Marcou una cassoulet, un guiso de alubias y carne típico de la zona. Casi lloré de placer, volvería a Carcassonne sólo para repetir.

Por la tarde, recorrimos les lices, la palestra, el espacio comprendido entre las dos murallas que protegían la ciudadela, y así finalizamos la visita de la antigua ciudad fortificada.

El resto del día lo pasamos en la ciudad moderna, donde se celebraba la feria de patés que antes he mencionado.

El río Aude y, al fondo, el Pont Vieux

La Cité desde la ciudad moderna

Sin embargo, lo verdaderamente interesante de esta zona es ver el Canal du Midi, una vía navegable excepcional abierta hace más de 300 años que une el Mediterráneo con el río Garonne a la altura de Toulouse y que junto al Canal de Garonne forma el Canal des Deux Mers (canal de los dos mares) para unir el Atlántico con el Mediterráneo. Ver un tramo del canal en sí no es especialmente atractivo, pero pensar en la magnitud de la obra en su conjunto, cuanto a hidráulica, geometría, topografía,… es realmente impresionante.

Terminamos el día con una última visita de la Cité de noche.

19.12.2011 

MIREPOIX – VILLEFRANCHE DE CONFLENT

A unos 50 kilómetros al suroeste de Carcassonne se encuentra Mirepoix, un pueblo medieval con una plaza central de un encanto arrebatador y alrededor de la que se celebra un concurrido mercado.

Para entrar de nuevo a España, queríamos cruzar los Pirineos a través de la Cerdaña, pero cuando estábamos subiendo hacia Formigueres nos sorprendió una nevada y tuvimos que dar vuelta atrás. Como plan alternativo, decidimos visitar Villefranche de Conflent antes de volver a Barcelona por la A-7.

Villefranche de Conflent es otro pueblo medieval situado en los Pirineos orientales y considerado como uno de los más bellos de toda Francia. A lo largo de su historia, ha formado parte de diferentes casas: Condado de Barcelona, Reino de Mallorca, Corona de Aragón, Francia, España y, finalmente, desde el Tratado de los Pirineos de 1659, nuevamente Francia. Sin embargo, el sentimiento general que percibí en el pueblo es de mayor identificación con Cataluña que con Francia.

De su patrimonio, destaca su muralla y el Fort Libéria, una fortificación situada allende las murallas, en lo alto de una montaña, pero comunicada con el pueblo a través de una escalera subterránea.

Entrada a Villefranche, con el Fort Libéria en lo alto de la montaña

Nos faltó tiempo para poder visitar mejor el pueblo y especialmente el Fort Libéria, que nos quedó colgado, así como también las numerosas grutas y cuevas que se encuentran en la zona. Quizás sea un buen momento para completar la visita cuando consiga cumplir mi sueño de viajar con el mítico Train Jaune, que sale precisamente de Villefranche de Conflent.

Anuncios

2 pensamientos en “Carcassonne – Mirepoix – Villefranche de Conflent

  1. wow! Hoy veo tu post…y justo ayer publiqué un post sobre Carcassonne también… Nosotras la visitamos en enero y nos morimos de frío… pero nos encantó! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s