Excursión: Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa

1.11.2011

LA FAGEDA D’EN JORDÀ – STA. MARGARITA – EL CROSCAT – STA. PAU 

Con mis padres todavía de visita, nos acercamos hasta la Garrotxa para hacer una insólita excursión entre volcanes. Paisajísticamente, echando un primer vistazo la zona no difiere especialmente respecto al paisaje típico del interior de la provincia de Girona, pero hay que destacar que en esta comarca se concentran hasta más de 40 volcanes de una edad comprendida entre 100.000 y 700.000 años.

Iniciamos la caminata en el Àrea de Can Serra, situada en el kilómetro 4 de la carretera que va de Olot a Santa Pau y en la que hay un amplio aparcamiento y un punto de información sobre el parque.

El primer tramo de la excursión discurre por la Fageda d’en Jordà, un amplio y espeso hayedo crecido sobre una colada de lava procedente del Croscat y en el que perderse es una experiencia mágica, como si uno recorriera el bosque de un cuento de fantasía.

Tras la Fageda, rumbo al volcán Sta. Margarita, hubo un tramo de la excursión que ni fu ni fa, hasta que tras superar un breve pero intenso collado llegamos a Sant Miquel de Sacot, una iglesia románica que data originalmente del siglo XI y reconstruida y ampliada posteriormente durante el XVIII. Aprovechamos la belleza del lugar para comer y descansar.

Con las fuerzas recargadas, seguimos nuestro camino rumbo al volcán Santa Margarita. Una ascensión de unos 10 minutos en zig-zag nos condujo hasta su cumbre, desde la que pudimos divisar su cráter, hoy convertido en prado. Por primera vez en mi vida, estaba viendo un volcán.

Descendimos del Santa Margarita y tras cruzar la carretera pusimos rumbo hacia el Croscat, el volcán más joven de la zona y el más grande de la península Ibérica.

El tiempo total del recorrido, con salida y fin en el Àrea de Can Serra y pasando por la Fageda, Sant Miquel de Sacot, el Sta. Margarita y el Croscat, fue de unas 4 horas y media, a un ritmo muy pero que muy tranquilo y por un terreno sin dificultades.

Para terminar el día, nos acercamos hasta Santa Pau, un pequeño y tranquilo pueblo medieval del que destaca principalmente su plaza mayor porticada.

Anuncios

Excursión: Fuentes del Llobregat – Castellar de n’Hug

30.10.11

La excursión a las fuentes del Llobregat, en Castellar de n’Hug, la tenía entre ceja y ceja desde que me compré el coche, pero unas veces por X y otras por Y aún no había podido ir. La visita de mis padres fue la excusa perfecta para acercarnos.

Antes de llegar a Castellar de n’Hug, hicimos una breve parada técnica en La Pobla de Lillet. Sin ser nada del otro mundo, me pareció un pueblo bastante acogedor. Entre su patrimonio, destaca el Pont Vell, el más antiguo de los que cruzan el Llobregat. En sus afueras, a no más de 5 minutos, están los Jardines de Can Artigas, obra de Gaudí.

Comimos en Castellar de n’Hug y sin tiempo para la digestión iniciamos el camino hacia las fuentes. Un sendero en muy buen estado conduce a ellas desde el mismo pueblo en apenas 15-20 minutos. Para los más perezosos, existe la opción de acercarse en coche, parando en una zona preparada a medio camino entre La Pobla de Lillet y Castellar de n’Hug.

Como las lluvias no habían sido las esperadas para lo que se supone de finales de octubre, el chorro de la fuente era más bien modesto, pero la belleza del paisaje, con los contrastes del otoño en pleno apogeo, lo compensaba.

Terminamos la excursión visitando Castellar de n’Hug, del que me habían hablado maravillas. No es un pueblo que posea un patrimonio especialmente destacable, pero es encantador en su conjunto. Como curiosidad, para los culés hay una plaza dedicada al Barça. Para los que no sean culés pero sí golosos hay croissants tamaño XXL, una tentación difícil de vencer. Y para los que no sean ni culés ni golosos, también hay premio: unas vistas indescriptibles.

Excursión: La Tercera Maria

12.10.2011

La Tercera Maria es el nombre con el que se conoce popularmente una caminata que permite disfrutar de las mejores visitas del Baix Berguedá y de otras comarcas vecinas.

Se trata de un paseo muy agradable y, no quiero que suene a tópico, para toda la familia, ya que el camino no presenta ninguna dificultad destacable, el tiempo total de la vuelta es de poco más de 3 horas y el desnivel total acumulado es insignificante, de unos 200 metros y sin pendientes exigentes.

Recomiendo consultar la ruta en wikiloc, ya que no me voy a entretener en describir su recorrido, más que nada porque creo que si lo hago puedo ayudar más a desorientar que a orientar. Precisamente la mayor dificultad de la excursión es la de orientarse, pues hay muchas pistas que se cruzan y a veces uno duda de cuál tomar, pero mapa en mano y con un poco de sentido común se acaba superando ese apuro.

Como grandes alicientes de la ruta, destaco las ruinas de la iglesia de Sant Salvador de la Mata, abandonada desde hace siglos, las impresionantes vistas desde los riscos de Sant Salvador y la Bòfia, una diminuta cueva situada en la misma pared de los riscos y que contiene en su interior un lago subterráneo.

Otras fotos del día:

Aprovechando su cercanía, terminamos el día disfrutando de las vistas del Cadí desde Rasos de Peguera.