Alhambra

5.9.2011

Para llegar a la Alhambra, decidimos ir andando por la Cuesta de Gomérez, atravesar la Puerta de las Granadas y la densa alameda de la Alhambra. Un paseo muy agradable de buena mañana. Queríamos acceder al recinto a través de la Puerta de la Justicia, pero como pretendíamos revender una entrada que nos sobraba decidimos que lo mejor era hacerlo por la puerta principal. Al final ni una cosa ni la otra, ni entramos por donde nos apetecía ni conseguimos revender la entrada.

Puerta de las Granadas

Nuestra primera visita fue la del Generalife. Concebido como lugar de descanso de los reyes musulmanes, se trata del rincón más romántico de la Alhambra, en el que el agua, en constante juego con la luz y las plantas, se erige como la principal protagonista. Destaca por encima de todo el Patio de la Acequia.

Patio de la Acequia

Patio del ciprés de la sultana

Mirador romántico

Después del Generalife, visitamos los baños árabes y el parador de San Francisco.
El Palacio de Carlos V es una de las edificaciones más aparentemente inexplicables del recinto. Por sí sólo no es feo, pero no pega nada en el conjunto y uno se queda con la sensación de estar ante un ejemplo de egolatría monárquica.

La Alcazaba es el recinto fortificado que configura la imagen externa de la Alhambra. Se trata de su edificio más antiguo y su mirador por excelencia. Su visita permite contemplar unas vistas preciosas de la ciudad, y en especial del barrio de Albaicín. Al frente de la Alcazaba, se encuentra la torre de la Vela, la más grande de todas y que debe su nombre a una campana del mismo nombre que instalaron los cristianos para anunciar su victoria.

La mañana había pasado volando y había llegado la hora de visitar los Palacios Nazaríes, el corazón de la Alhambra, el tesoro que esconde en su interior y cuya visita resulta inolvidable. Es una pena que en las dos visitas que he hecho ya de la Alhambra aún no haya podido ver en condiciones el Patio de los Leones, en proceso de restauración.

Mexuar

Patio del Mexuar

Patio de los Arrayanes

Patio de los Arrayanes

La última visita fue la del Partal, otro antiguo palacio del que se conserva tan sólo uno de sus cuatro lados, una alberca y un pequeño oratorio.

Con esta entrada finaliza la serie dedicada a Granada y compañía. Próxima parada, Escocia versión 2.0.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s