Granada

1-6  de septiembre de 2011

Granada era la excusa del viaje. Mi padre nunca había estado y mi ilusión era poder viajar todos juntos para que la conociera. Y aunque faltaron mi hermana, su consorte y Vero, el resultado fue todo un éxito.

Hablar de Granada es hablar de una ciudad que me tiene robado el corazón. Podría elogiarla de muchas maneras, pero ni encuentro las palabras ni quiero alargarme demasiado en ese sentido. Quien haya tenido la suerte de visitarla sabe de lo que hablo. Quien no, lo entenderá cuando lo haga. Y aunque probablemente nadie sea capaz de definirla con palabras, creo que todos los que la conocemos nos entendemos mediante este silencio.

De Granada me gusta todo sin excepción. Algunos barrios como Albaicín destacan sobre el resto, pero en general es un placer recorrer cualquiera de sus rincones. Ahí va un resumen fotográfico de lo más importante que vimos (dejo la Alhambra para otra entrada):

ALBAICÍN:

Hablar de Albaicín es hablar de un barrio único, donde pasear sin rumbo definido, dejándose llevar, gozando de cada uno de sus rincones, doblando en cada esquina que te encuentras, es sinónimo de máxima satisfacción. Lo recorrí de todas las maneras posibles: a solas y acompañado, por la mañana, por la tarde y por la noche,… Cada nueva visita es una sorpresa, permite descubrir nuevos rincones, detalles desapercibidos,…
Uno de los mayores encantos del barrio es la posibilidad de divisar la Alhambra de forma intermitente e inesperada desde distintos ángulos, ya sea sobre los tejados de sus casas como entre las paredes de sus calles. Cada vista tiene algo diferente que la hace especial, con capacidad para detener tus pasos durante unos segundos para disfrutarla como se merece.

SACROMONTE:

En mi anterior visita a la ciudad no tuve la oportunidad de visitar este barrio, de marcado carácter étnico y folclórico. Allí han residido a lo largo de los siglos árabes, judíos, bohemios y más recientemente gitanos, que han dejado su sello con un nuevo tipo de vivienda: la cueva.

Pudimos apreciar bien cómo se desarrollaba la vida en el barrio gracias al Museo Cuevas del Sacromonte.

PLAZA NUEVA – CARRERA DEL DARRO – PASEO DE LOS TRISTES:

Siguiendo el valle del río Darro, a los pies de la Alhambra por un lado y los pies de Albaicín por el otro,  la Carrera del Darro es probablemente la calle más popular de Granada. Nos hartamos de recorrerla una y otra vez, de día y de noche, gozando de las maravillosas vistas que ofrece de la Alhambra. El Paseo de los Tristes debe su nombre a que hace años los cortejos fúnebres pasaban por esta calle en dirección al cementerio.

BAÑUELO:

Baños árabes del siglo XI. Muy bien conservados y casi podría decirse que de forma milagrosa. Para los cristianos, los baños árabes tenían una fama parecida a la de los burdeles, pero los del Bañuelo se salvaron de la destrucción de todo lo que olía a Islam llevada a cabo por los Reyes Católicos. Se encuentran en el bajo Albaicín, accediéndose a ellos desde la popular Carrera del Darro, y su acceso es gratuito.

MIRADORES: SAN NICOLÁS – SAN CRISTÓBAL – SAN MIGUEL ALTO:

El de San Nicolás no es un mirador cualquiera. Es EL mirador. Un lugar mágico e indescriptible. Pasaría horas contemplando la Alhambra desde él, con Sierra Nevada como telón de fondo. Es la imagen que mejor define la ciudad y que justifica por sí sola el viaje. Imprescindible visitarlo tanto de día como de noche. Y si es posible, contemplar la Alhambra durante diferentes momentos del día, y especialmente durante la puesta de sol. Es increíble ver cómo va cambiando de color progresivamente.
El de San Cristóbal se hizo mundialmente conocido hace unos años cuando Bill Clinton aseguró que desde él se podía contemplar la mejor puesta de sol del planeta.
El de San Miguel Alto fue toda una sorpresa. No lo conocía de antemano y puede que, globalmente, sea el que tenga la mejor vista de todos. Permite ver la puesta de sol sobre la Vega granadida, sobre Albaicín y sobre la Alhambra. Casi nada.

ALCAICERÍA Y CATEDRAL:

La Alcaicería es un barrio típico musulmán en el que se encontraba el zoco de la ciudad. Formado por callejuelas estrechas, actualmente está infestado de souvenirs que, para mi gusto, le restan encanto.

La Santa Iglesia Catedral Metropolitana de la Encarnación de Granada, aka la Catedral de Granada, fue construida entre los años 1526 y 1561 y aúna elementos renacentistas y barrocos.
Finalmente, anexa a la Catedral, pero no incluída visita en su entrada, se encuentra la Capilla Real, en la que descansan los restos de los Reyes Católicos. Lo que más me llamó la atención de la visita fue el parecido razonable entre Fernando de Aragón y Johnny Ramone.

Fernando el Católico

Johnny Ramone

MONASTERIO DE SAN JERÓNIMO:

De las visitas de pago que hicimos, Alhambra aparte, fue la que más me gustó. Destaco principalmente su claustro y el retablo de su iglesia.


CARMEN DE LOS MÁRTIRES:

Se trata de un palacete y un conjunto de jardines ubicados en el entorno de la Alhambra. Antiguamente se conocía como Corral de los Cautivos, en memoria de los cristianos que permanecieron en las mazmorras árabes durante su dominación. Nuestra visita fue para matar el tiempo durante la última mañana de viaje, cuando ya habíamos visitado y revisitado la mayoría de lugares destacados de la ciudad, y nos pareció un lugar muy agradable y encantador.
Cerca se encuentran las Torres Bermejas, que formaron parte de las murallas de la Granada musulmana. Recientemente, durante unas excavaciones se ha hallado un tesoro compuesto por 11 monedas de cobre de la época de Carlos IV.

No hace ni medio año que estuve y ya tengo ganas de volver.

Esto ha sido un mero resumen fotográfico. Para más información sobre Granada y su provincia, recomiendo consultar la guía turística de y granada.com (http://www.ygranada.com/), muy completa e interesante.

3 pensamientos en “Granada

  1. buen post, una de las fotos de la alhambra está tomada prácticamente desde mi ventana. creo que hicisteis una visita muy completa, la fotos son estupendas y la analogía entre fernando y Johnny es genial. sólo una aclaración sobre el sacromonte, parece que siempre fue un barrio marginal, es ahora -últimos 50 años- cuando empezaron a llegar los bohemios, le queda poco tiempo de estar como lo conocemos pues el ayuntamiento tiene un proyecto para hacer un mega centro de recepción turística en san miguel alto.

    • 6 días dan para mucho en Granada. Fue un placer recorrerla varias veces, en cualquier otra ciudad puede que me hubiera aburrido haciéndolo, pero en Granada no. Lo único que nos faltó fue visitar el Monasterio de la Cartuja, el Parque de las Ciencias, que dicen que está muy bien, y profundizar en nuestra visita del Realejo (lo vimos una sola tarde y muy por encima, por eso no lo incluí).

      Gracias por tu comentario y la aclaración 😉 Espero que tal proyecto que no le reste encanto al barrio!

  2. Pingback: Viaje a Bélgica (I): Lovaina | … And the Land is Ours

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s