Escapada Vall d’Aran (III): Llac de Sant Maurici – Tor

21.4.2011

Día del retorno. Decidimos volver con calma, poco a poco, improvisando las visitas que a continuación detallaré, ya que había previsión de lluvia y no podíamos planificar nada en concreto.

Antes de abandonar la Vall d’Aran, queríamos hacer otra excursión en coche hasta el Santuari de Montgarri, pero no pudo ser ya que la pista estaba inhabilitada por la nieve. Al menos pudimos ver el Pla de Beret, pero a mí no me entusiasmó especialmente por culpa de las pistas de sky. No me parece del todo mal que existan, pero si no hay nieve no hay, y mantenerla o crearla de forma artificial da lugar a paisajes muy ridículos cuando empieza el deshielo, con toda una montaña pelada y de repente un tobogán de nieve lleno de esquiadores.

Abandonamos la Vall d’Aran a través del Port de la Bonaigua, uno de los más míticos del Pirineo y que durante mucho tiempo, hasta la apertura del Túnel de Vielha, fue la única vía de entrada al valle desde España.

Nos dirigimos hacia Espot, desde donde parte un servicio de 4×4 para llegar hasta el Llac de Sant Maurici. El tiempo se había aguantado hasta ese momento, pero justo cuando empezamos a ascender hacia el lago empezó a lloviznar. Por suerte, no pasó de eso y pudimos hacer una breve excursión por la orilla del lago hasta la Cascada de Ratera.

El entorno del Llac de Sant Maurici conforma uno de los paisajes más característicos de Aigüestortes, con numerosos picos de 3000 metros rodeando sus orillas, entre los cuales destacan Els Encantats.

Llac de Sant Maurici

Llac de Sant Maurici

Llac de Sant Maurici

El camino hasta la Cascada de Ratera fue bastante sencillo, apto para niños, abuelos e incluso perros, y de sólo media hora de duración. Esta accesibilidad la convierte en una de las cascadas más populares de Aigüestortes. Sólo la lluvia puso algo de dificultades en algunos tramos.

Cascada de Ratera

Tras abandonar Aigüestortes, improvisamos una visita por Vall Ferrera. A través de una pista algo extrema estuvimos a punto de llegar hasta Andorra, pero por precaución decidimos parar en el pequeño pueblo de Tor. Un Seat Ibiza no es un 4×4.

Tor es el pueblo más alto del Pirineo catalán, situado a 1790 metros de altura. Semiabandonado y de aspecto fantasmagórico, tiene sólo 13 casas, de las cuales únicamente 8 son habitables. Ni el agua, ni la luz ni el teléfono han llegado a Tor. En invierno el acceso al pueblo es prácticamente imposible, motivo por el cual queda deshabitado.

Tor

Tor

Tor

Tor

Tor

Al estar situado en un lugar recóndito entre España y Andorra, Tor tiene una larga historia como paso fronterizo de contrabando y, de hecho, el camino que une España y Andorra a través de Tor se conoce como la Ruta del Contrabandista. Me entraron unas ganas increíbles de recorrerla, pero en esta ocasión no podía ser.

Más recientemente, una historia negra de envidia, ambición y codicia hizo popular a Tor por una serie de asesinatos por la propiedad de su montaña, una de las fincas privadas más grandes de los Pirineos, compartida entre dos familias de caciques, los Sansa y los Palanca, enemistados por la propiedad única de la misma, con un proyecto de explotación turística del lugar como telón de fondo. En total, tres fueron los crímenes que se produjeron entre 1980 y 1995. Los dos primeros, en 1980, tuvieron como víctimas a dos leñadores guardaespaldas del cacique de los Palanca. En 1995, un juez otorgó la propiedad única al cacique de los Sansa. Tan sólo 5 meses después de esta resolución, apareció brutalmente asesinado en su casa de Tor. Hoy en día, el caso sigue sin resolver y la montaña de Tor continúa siendo tan virgen como hace 100 años.

Recomiendo este documental que explica mejor todos estos sucesos.


Como resumen, me quedo con la frase final del abogado del cacique de los Sansa

A veces pienso que la más desbordada imaginación de un guionista de televisión, haciendo un argumento rebuscado, tramado, trágico y complicado, no hubiera superado ni superaría lo que desgraciadamente en la vida real estamos viendo en Tor y están viviendo en Tor.

Después de Tor, llegó la hora de volver y el día dio poco más de sí. Comimos en un merendero del Port del Cantó, con vistas a la Serra del Cadí.

Port del Cantó

El resto de camino hasta Barcelona transcurrió con normalidad y sin más paradas. Cierro la entrada con una foto del gran damnificado del viaje.

Recorrido del día en Google Maps.

Anuncios

2 pensamientos en “Escapada Vall d’Aran (III): Llac de Sant Maurici – Tor

  1. Echo en falta en esta entrada la que probablemente sea la peor foto de la historia. Nos la hizo un señor en la cascada del lago de San Mauricio, y entre Biel y yo tapamos casi por completo la cascada, ademas de ser una toma desde abajo, donde nuestros pies parecen enormes y nuestras papadas se ven demasiado.

  2. Pingback: Andorra | … And the Land is Ours

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s